Madrid, 17 feb (EFE).- El Real Madrid cedió puntos por cuarta vez en Liga en el estadio Santiago Bernabéu, donde ya fue eliminado de la Copa del Rey por la Real Sociedad, y ve como el Barcelona se acerca a un solo punto con el clásico a la vuelta de la esquina y peores datos de local, con 28 puntos conquistados de los 36 posibles.

La pasada temporada, sin títulos grandes para un Real Madrid que tuvo tres entrenadores en un curso -Julen Lopetegui, Santi Solari y Zinedine Zidane- el Santiago Bernabéu se convirtió en asignatura pendiente. Fue donde enterró todas sus opciones en una semana negra que sentenció la breve historia de Solari como técnico del primer equipo.

En unos días encadenó la goleada del Barcelona para remontar las semifinales de Copa del Rey y la del Ajax en un golpe inesperado para también dar la vuelta a los octavos de final de la Liga de Campeones. El curso liguero lo cerró con el peor registro en décadas y uno de los peores de su historia: cinco derrotas y un empate en las 19 jornadas que acogió el Bernabéu.

En el presente, ante la Real Sociedad en Copa, regresó aquella inseguridad defensiva y la sensación de que el equipo que juega de visitante en el coliseo madridista siente opciones de llevarse algo. Podía ser pasajero pero el traspié liguero ante el Celta de Vigo, con dos goles fruto de la falta de intensidad defensiva, sumados a los tres empates previos de local, ponen en la mesa de Zidane un problema a corregir.

Con la firmeza de su gran rival, el Barcelona, en su estadio, el Real Madrid podría tener la Liga prácticamente sentenciada. Los azulgrana solo han cedido un empate en el Camp Nou, justo con la visita madridista y el resto de encuentros los han ganado con más o menos dificultades. Esa solvencia para conseguir once victorias por ocho del equipo de Zidane en su casa, es lo que mantiene vivo el pulso por la corona liguera.

El Real Madrid inició la Liga en su casa cediendo dos puntos en la segunda jornada ante un equipo que está en otras batallas en el campeonato, el Real Valladolid (1-1). Tomó velocidad de crucero con cuatro triunfos consecutivos ante su afición -Levante, Osasuna, Granada y Leganés-, pero se le apagó la luz ofensiva frente al Real Betis y el Athletic Club con dos empates sin goles. Y frente al Celta dejó escapar en los últimos minutos un triunfo que sintió cerrado tras una remontada.

Todos los pinchazos del Real Madrid en Liga llegaron con equipos de mitad de la tabla hacia abajo en la clasificación. Apunta para Zidane a la falta de concentración como principal argumento y estar metidos hasta el final de partido.

“Al equipo no le pasa nada, estamos primeros”, se defendió tras dejar escapar dos puntos ante el Celta. “Puedes perder puntos, sabemos que son detalles y tenemos que mejorar estando más concentrados en todas las jugadas y hasta el final del partido”, añadió.

En la lucha por volver a conquistar una Liga que se le resiste al equipo madridista, será clave recuperar fortaleza de local en un Bernabéu por donde tienen que pasar Barcelona, Eibar, Valencia, Mallorca, Getafe, Alavés y Villarreal. E

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.