Berlín, 20 abr (EFE).- El Bayern Múnich, que deberá este martes remontar ante el Oporto una derrota por 3-1 en el partido de ida, nunca ha conseguido pasar a la siguiente ronda de una competición europa tras haber perdido por dos goles a domicilio.

Sólo una vez, en 1988, el Bayern logró darle la vuelta a un 0-2 después de derrotar a domicilio al Inter de Milán por 1-3, haciendo valer los goles como visitante.

Cuando la derrota ha sido a domicilio, sin embargo, Múnich no ha sigo un bien lugar para las remontadas.

En 2000, en la semifinal de la Liga de Campeones ante el Real Madrid, el Bayern había perdido en el Santiago Bernabéu por 2-0 y en en Múnich se impuso por un insuficiente 2-1 al equipo blanco.

En 2005 el Bayern, en cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Chelsea, perdió en Londres por 4-2 y luego se impuso en Múnich por 3-2 quedando por fuera de la competición.

En la Copa de la UEFA de 1989, el Bayern cayó en la ida de las semifinales a domicilio ante el Nápoles de Diego Maradona por 2-0 y en la vuelta no pasó de un 2-2.

El antecedente más remoto es de la Recopa de 1968 cuando los bávaros cayeron en semifinales ante el AC Milán por 2-0 a domicilio y luego no pasaron de un empate sin goles en Múnich.