Berlín, 1 may (EFE).- El Bayern, rival del Atlético de Madrid en la semifinal de la Liga de Campeones, ha logrado imponerse en todos sus partidos en casa en las últimas dos ediciones de la máxima competición de clubes europea, si bien en octavos tuvo que jugar la prórroga para imponerse al Juventus.

La última derrota en la Allianz Arena en la Liga de Campeones la encajó el Bayern el 29 de abril de 2014 cuando cayó goleado ante el Real Madrid (0-4).

Desde entonces, el equipo de Pep Guardiola ha hecho respetar su propio estadio, aunque en la temporada pasada la victoria por 3-2 ante el Barcelona no le alcanzara para llegar a la final.

En esta temporada, en la fase de grupos se mostró intratable al golear sucesivamente al Dinamo de Zagreb, por 5-0, al Arsenal, por 5-1, y finalmente al Olimpiakos por 4-0.

Luego en octavos pasó dificultades contra el Juventus y, tras estar por debajo en el marcador por 0-2, logró el empate a dos que forzó la prórroga en la que los bávaros de impusieron por 4-2.

En cuartos, el Bayern derrotó en casa por 1-0 al Benfica.

En la temporada anterior el Bayern también ganó todos sus partidos en casa en la Liga de Campeones aunque la última victoria, por 3-2 ante el Barcelona en la semifinal, fue insuficiente.

En cuartos de final había vapuleado al Oporto por 6-1, remontando así una derrota por 3-1 que había encajado en la ida. En octavos la víctima había sido el Schachtar Donezk que cayó goleado por 7-0.

En la fase de grupos de la temporada anterior el Bayern derrotó por 3-0 al CSKA Moscú, por 2-0 al AS Roma y por 1-0 al Manchester City.