Madrid, 22 nov (EFE).- El delantero argentino Ángel Correa, recién regresado de la convocatoria de su selección, y el francés Antoine Griezmann, que el miércoles tuvo trabajo de recuperación aparte, se unieron al grupo este jueves en el entrenamiento del Atlético sobre el nuevo césped del estadio Wanda Metropolitano.

En el escenario del importante partido que les medirá al Fútbol Club Barcelona el próximo sábado en una pelea directa por el liderato de LaLiga Santander, el conjunto rojiblanco se ejercitó ya con la plantilla al completo a excepción de los lesionados, los defensores uruguayos Diego Godín y José María Giménez.

El entrenamiento fue sobre el nuevo césped del coliseo rojiblanco, sustituido por el club durante la semana pasada tras el mal estado que había ofrecido el terreno de juego causado por la sobrecarga de partidos, entre los del Atlético y los del Rayo Majadahonda, de la Liga 1/2/3, mientras se adecuaba el campo del Cerro del Espino.

En la sesión del conjunto que dirige el argentino Diego Pablo Simeone, el equipo trabajó la combinación de pases al primer toque, algo que será fundamental a la hora de intentar robar el balón y salir rápido al ataque contra el equipo que entrena Ernesto Valverde.

Para el entrenamiento, Simeone añadió a un buen número de canteranos, hasta siete, con los habituales como el portero Álex Dos Santos, el central Francisco Javier Montero y los delanteros Joaquín Muñoz y Borja Garcés, a los que se sumaron Toni Moya, Manu Sánchez y Gustavo Assunçao, hijo del exjugador rojiblanco Paulo Assunçao.