Santiago de Chile, 24 jul (EFE).- La temporada 2015-2016 del fútbol chileno arrancará este fin de semana con el Torneo de Apertura en el que asoman los mismos favoritos de siempre, salvo alguna sorpresa, como ocurrió en el Clausura de la temporada anterior.

Con dieciséis equipos en lugar de los 18 anteriores, tras el descenso del Cobreloa, Ñublense y Barnechea y la llegada del San Luis, los clubes llegan al inicio con el rodaje completo, pues ya se han jugado cuatro jornadas de la fase de grupos de la Copa Chile.

La competición ha estado manchada por hechos de violencia que han obligado a la suspensión de partidos, con destrucción de gradas, heridos, detenidos y dirigentes pasmados que apelan al Estado para que termine con el problema de las barras bravas.

El Colo Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica lideran las apuestas en el medio chileno, aunque nadie olvida que el campeón vigente es el modesto Cobresal, que dio un verdadero golpe a la cátedra al ganar el pasado Clausura.

Como suele ocurrir en estos casos, el equipo de la desértica localidad minera de El Salvador fue desmantelado por las “grúas” del fútbol y vio partir al técnico argentino Dalcio Giovagnoli y a dos jugadores vitales: el portero Nicolás Peric y el goleador Matías Donoso.

Con Arturo Norambuena como nuevo técnico y una mínima inversión en refuerzos, el presidente del club, Sebastián Moreno, sostuvo que aunque la constante histórica del equipo es la reinvención, el objetivo “es repetir el título”.

José Luis Sierra es el nuevo técnico del Colo Colo, que luce varios fichajes entre los que destacan el peruano Christofer Gonzales, Martín Rodríguez, Andrés Vilches y Paulo Díaz, más Humberto ‘Chupete’ Suazo que ha recuperado su olfato goleador y Esteban Paredes, también amigo del gol.

De la mano del uruguayo Martín Lasarte, la Universidad de Chile llega al torneo a saldar cuentas pendientes tras un oscuro primer semestre.

Los dirigentes lograron traer de vuelta al lateral argentino Mathías Rodríguez, un insigne que ganó tres títulos nacionales y una Copa Sudamericana entre 2010 y 2011, que vuelve tras pasadas poco notorias por el Sampdoria italiano y el Gremio de Brasil.

También repatrió desde México al goleador Patricio Rubio, fichó al volante Leonardo Valencia, figura del Palestino y pudo retener a jugadores clave para ‘Machete’ Lasarte, como el uruguayo Mathías Corujo y el argentino Gustavo Lorenzetti.

Con Mario Salas en el banco de técnico y un recuperado Christopher Toselli en la portería, los fichajes del central argentino Germán Lanaro, y seguro convocado a la selección de Chile tan pronto reciba su carta de ciudadanía, Universidad Católica quiere dar una alegría a sus hinchas después de tres segundos lugares, un cuarto y un decimocuarto en los últimos cinco torneos.

Los seleccionados sub’20 César Fuentes y Christian Bravo, este último desde el Granada español, destacan también entre los nuevos fichajes de la UC.

Uno que podría amagar a los tres grandes es el Santiago Wanderers, que repatrió desde Italia al internacional David Pizarro y desde los Emiratos Árabes Unidos al goleador Carlos Muñoz, lo que tiene ilusionado a los aficionados de Valparaíso y a los propios integrantes del equipo.

El Apertura arranca con la siguiente programación:

Sábado: Unión Española-Colo Colo, Cobresal-San Luis, Santiago Wanderers-San Marcos y Unión La Calera-O’Higgins

Domingo: Universidad de Concepción-Huachipato, Deportes Iquique- Universidad Católica y Universidad de Chile-Antofagasta

Lunes: Audax Italiano-Palestino.