Buenos Aires, 24 may (EFE).- El 80 % de los clubes de fútbol de barrio en Argentina está en peligro de cierre después de las subidas de las tarifas de luz y gas implementadas por el Gobierno que preside Mauricio Macri, tal y como denunció hoy la Unión Nacional de Clubes de Barrio (UNCB) del país.

En los últimos meses, el Ejecutivo argentino anunció aumentos de un 300 % de media en la tarifa del gas, de hasta un 375 % en la del agua y, previamente, de un 600 % en el precio de la luz, que, unidos a la creciente inflación en el país, ahogan a este tipo de entidades a la hora de pagar las facturas.

Ante esta situación, la UNCB, que celebra esta tarde su tercer congreso nacional, instará al Gobierno de Macri a reunirse con ellos en una mesa de diálogo para pedir una solución urgente a los «tarifazos» que han puesto en peligro la continuidad de muchos de los equipos.

Los clubes de barrio y de pueblo son aquellas asociaciones de bien público constituidas como asociaciones civiles sin fines de lucro, que tengan por objeto el desarrollo de actividades deportivas no profesionales en todas sus modalidades y que facilitan sus instalaciones para la educación no formal, el fomento cultural de todos sus asociados y la comunidad a la que pertenecen.

Cristian Font, integrante de la mesa nacional de la organización, afirmó a Efe que han recibido avisos de que el 80 % de los clubes no van a poder hacer frente a las nuevas tarifas.

«Es una crisis impensada», denunció Font, al tiempo que criticó la aplicación «neoliberal» de la Ley Nacional de Clubes de Barrio y Pueblo que, a su juicio, está ejecutando Macri, una legislación, añadió, que hasta ahora había tenido un «carácter social» y que permite dar becas hasta el 70 % de los chicos de los clubes.

Font lamentó además que la solución que propone el Gobierno sea una «tarifa social» a la que solo pueden acceder 600 clubes de los 20.000 que se reparten alrededor de todo el país, lo que deja fuera al 95 % de estas entidades.

«Nos toman el pelo», sentenció el integrante de la Unión, quien recordó que ya presentaron en la Justicia argentina varios recursos de amparo a la interpretación que está haciendo el Gobierno de la legislación y anunció que si Macri no cumple con sus demandas los va a encontrar «en la calle».