Santiago de Chile, 29 jul (EFE).- El arquero chileno Claudio Bravo hizo hoy un alto en sus vacaciones y se entrenó en el estadio del Colo Colo, club en el que se formó como futbolista, pocos días antes de incorporarse a la pretemporada del Barcelona.

Bravo se ejercitó en solitario en una de las canchas de entrenamiento del Estadio Monumental, en Santiago, junto al preparador de arqueros del Colo Colo.

El capitán de la selección chilena, que se proclamó campeón de la Copa América a principios de este mes, apura los últimos días de sus vacaciones y la próxima semana se integrará a los entrenamientos del Barcelona junto al argentino Lionel Messi y otros compañeros que también disputaron el torneo continental.

Bravo cerró la polémica que lo enfrentó al club en el que se formó y debutó como profesional, después de que a fines de 2014 no se le permitiera entrenar con el plantel de Colo Colo durante el parón invernal de la Liga española.

Héctor Tapia, entonces técnico de los albos, vetó la presencia de Bravo a petición de los jugadores, que no encajaron bien unas declaraciones del arquero contra el defensa Julio Barroso, que insinuó la existencia de una mano negra para perjudicar al equipo en el torneo chileno.

Con el entrenamiento de este miércoles Bravo dio por zanjado el entuerto con su antiguo club, que ahora dirige José Luis Sierra.

«Me crié acá en estas canchas. Ocurrió un problema pero al margen de eso siempre para mí ha sido mi casa, siempre ha estado la disposición también de venir acá, reencontrarme con gente que me ha visto crecer y es bonito», dijo el portero en una entrevista con el sitio web del Colo Colo.