Barcelona, 19 jul (EFE).- Josep Maria Bartomeu, que ha ganado las elecciones a la presidencia del FC Barcelona, ha prometido «sudar la camiseta como han hecho Puyol, Xavi, Abidal o Messi», para mantener en lo más alto a la entidad azulgrana.

Tras arrasar en los comicios consiguiendo un 54,63% de los votos (25.823), Bartomeu ha comparecido junto a su junta directiva, al filo de la medianoche, en el Auditori 1899 del Camp Nou, para leer un mensaje institucional.

El nuevo presidente del Barça ha empezando dando las gracias a todos los socios, «a los que han votado y los que no han podido venir», y ha calificado la jornada de «perfecta», porque «hemos demostrado que no solo en el césped somos el mejor club del mundo».

Bartomeu también ha tenido un recuerdo para los otros candidatos y precandidatos a estas elecciones: «Algunas de las buenas ideas que todos han expuesto durante este último mes serán útiles para mejorar el Barça, porque todo lo que es bueno para el Barça nos interesa y lo haremos nuestro».

El máximo mandatario de la entidad azulgrana se ha marcado como objetivo en esta nueva etapa al frente del club «seguir creciendo y seguir ganando» y ha explicado las premisas para lograrlo.

«Lo conseguiremos si dotamos a Luis Enrique y a los técnicos de los mejores jugadores y las mejores condiciones y trabajamos La Masia de manera efectiva para seguir sacando jugadores de casa», ha apuntado.

Bartomeu también ha adelantado que será fundamental «convertir el nuevo Espai Barça en el mejor y más grande espacio deportivo de un club en una ciudad» y «ser capaces de mantener el club como el número uno en valor económico».

«Seguir apostando por la fundación», convertirse «en un referente del deporte femenino» y mantener «el respeto y el apoyo de los más 150.000 peñistas que ejercen de embajadores del club», también forma parte del ideario de su nueva legislatura, según ha resumido.

El ganador de las elecciones a la presidencia del FC Barcelona cree que la entidad debe estar «al lado del país en el momento más ilusionante», pero que también «mantenerse independiente de poderes económicos, políticos y mediáticos».

«Intentaremos estar a la altura de la confianza que nos han dado los socios y de los retos del siglo XXI», ha finalizado Bartomeu, que ha acabado posando con su equipo con los tres dedos de una mano en alto -recordando el triplete de esta temporada- mientras parte de la sala le despedía a gritos de «¡presidente, presidente!».