Berlín, 25 abr (EFE).- El chileno Arturo Vidal se ha convertido en uno de los jugadores de moda del Bayern actual tras haber tenido un papel clave en partidos fundamentales y, ante todo, por darle al equipo una cuota adicional de temperamento y voluntad lo que resulta definitivo sobre todo en momento difíciles.

El director deportivo del Bayern, Mathias Sammer, ha dicho que Vidal le otorga al Bayern una porción saludable de irracionalidad necesaria cuando dijo: “Todo funciona según el plan pero el plan no funciona”.

En el entorno bávaro nadie olvida que la jugada del segundo gol del Bayern contra el Juventus en el partido de vuelta de cuartos de final, que hizo posible la prórroga en la que los bávaros se impusieron, empezó con una recuperación de pelota de Vidal a pocos segundos del final.

Vidal, además, ha marcado en cuatro de los últimos seis partidos del Bayern, entre ellos, en los dos últimos de la Liga de Campeones contra el Benfica, y a ratos se convierte en un delantero más, algo importante cuando las defensas contrarias tienen a Thomas Müller y Robert Lewandowski a buen recaudo.

El jugador chileno llegó a comienzos de esta temporada al Bayern -procedente del Juventus- pero el club bávaro lo tenía en el punto de mira desde sus tiempos en el Bayer Leverkusen.

Tras la final de la Liga de Campeones perdida en Múnich en 2012 contra el Chelsea, el entonces presidente del Bayern, Uli Hoeness, dijo que había extrañado la presencia de un jugador, como ocurría en el pasado con Jens Jeremies, cuya sola presencia hacía que a los contrarios empezaran a dolerles la pantorrilla.

Muchos pensaron que ese jugador podía ser Vidal, que no esquiva un sólo duelo individual por el balón, pero el chileno en ese momento prefirió al Juventus.

Se rumorea que cuando a comienzos de esta temporada se dio la posibilidad de ficharlo en un principio Pep Guardiola fue escéptico. El catalán quería un lateral derecho de garantías, que le permitiera desplazar a Philipp Lahm al centro del campo y no estaba muy convencido de lo que podía aportar el chileno al equipo.

Probablemente, si se hubiera pensado que Guardiola iba a renovar -la posibilidad de ello era remota y al final no se dio- el club hubiera cedido pero, ante la idea de que podía ser la última temporada del catalán en el Bayern, se asumió el fichaje de Vidal como una decisión estratégica.

Con el tiempo, el chileno ha sabido ganarse al catalán que ha admitido que cada vez juega mejor y que, como admitió después del partido de vuelta contra el Benfica “el Bayern ha fichado un gran jugador”.

Probablemente, Guardiola inicialmente pensó que con Thomas Müller el Bayern ya tenía suficiente irracionalidad en el campo y que si a eso se agregaba Vidal a veces podían darse situaciones que se escapasen de su control.

Es posible que el giro definitivo se haya dado en la vuelta contra el Juventus, cuando la voluntad de Vidal le dio la vuelta al partido cuando el Bayern ya parecía prepararse para dar explicaciones tras su eliminación.

Claroo que su voluntad y su temperamento pueden traicionar a Vidal. Hubo un partido contra el Stuttgart en el que ya en el minuto 22 Vidal vio la tarjeta amarilla por su segunda falta.

En el segundo duelo por el balón, el contrario terminó una vez más en el piso. Xabi Alonso se acercó al chileno llevándose los dedos a las sienes como preguntándole si se había vuelto loco o pidiéndole que usara la cabeza.

El árbitro le hizo una amonestación verbal y, ante la posibilidad que fuera la última, Guardiola optó por sustituirlo antes de que pasaran 25 minutos.

Sin embargo, aunque muchos identifican a Vidal con ese tipo de escenas, las estadísticas muestran que esta temporada en la Bundesliga sólo ha visto tres veces una tarjeta amarilla. El guerrero, como lo llaman muchos, parece haberse corregido.

De cara a los duelos contra el Atlético de Madrid en semifinales de la Liga de Campeones entre los elogios que se han hecho en Alemania del equipo español es que su entrenador, Diego Simeone, ha creado un equipo en el que parece que jugaran once Arturos Vidal.Rodrigo Zuleta