El entrenador del Sevilla Julen Lopetegui (i) abraza a Monchi, director deportivo del equipo hispalense, tras el partido de Liga de Campeones que Sevilla FC y Borussia Dortmund disputaron en el estadio Sánchez-Pizjuan, en Sevilla. EFE/ José Manuel Vidal

Sevilla, 5 oct (EFE).- La afición del Sevilla, herida tras una nueva goleada encajada en la ‘Champions’ (1-4 frente al Borussia Dortmund), despidió con una ovación en la noche de este miércoles a Julen Lopetegui, todavía entrenador del equipo, aunque ya ‘sentenciado’ antes de este choque, y exigió de nuevo la dimisión del consejo de administración.

La mayoría de los sevillistas presentes en el Ramón Sánchez-Pizjuán exculparon en gran parte al entrenador guipuzcoano de la actual situación de crisis del equipo al corear su nombre al final del partido contra los alemanes, con el grito de “Julen, Julen, Julen Lopetegui”, que se ya se había hecho tradicional en los anteriores momentos de éxito, como en la Liga Europa de 2020 ganada por los andaluces en plena pandemia.

El técnico de Asteasu se despidió de la afición nervionense desde el césped, tras lo que el director deportivo del Sevilla y, hasta ahora, su principal valedor, Ramón Rodríguez ‘Monchi’, le invitó a entrar de nuevo en el campo, donde recibió la ovación del sevillismo y, posteriormente, se fundió en un abrazo con Monchi.

Durante el encuentro ante el Dortmund, que ganó 1-4 y dejó al Sevilla con opciones muy complicadas de meterse en los octavos de la Liga de Campeones -sólo suma 1 punto, como el Copenhague, frente a los 9 del Manchester City y a los 6 de los germanos-, la mayoría de la afición sevillista clamó contra el consejo que preside José Castro.

A raíz del 0-3, en el minuto 43, gran parte de la grada explotó de nuevo contra los dirigentes del club hispalense con gritos de “Directiva, dimisión” o “Súbeme el carné, súbeme el carné”, al tiempo que coreó el nombre de Lopetegui, quien ya en la segunda mitad, en el 51, no se levantó del banquillo cuando el marroquí Youssef En-Nesyri hizo el 1-3.

Esta situación de crispación entre los seguidores no es nueva, pues el pasado septiembre, en dos encuentros seguidos en casa (0-3 con el Barcelona y 0-4 ante el Manchester City), buena parte de la afición ya exigió la marcha de los actuales dirigentes.

Este clima de tensión se calmó mínimamente por las tres ‘bolas de partido’ que salvó un Lopetegui muy cuestionado (ganó 2-3 al Espanyol y empató 0-0 en Copenhague y 1-1 en Villarreal) en los tres encuentros siguientes, todos ellos fuera de casa.

Todo fue un espejismo, pues en el siguiente choque, justo tras el parón por los partidos internacionales, el Sevilla volvió a naufragar en casa ante el Atlético de Madrid (0-2), antes de esta nueva dura derrota en Nervión en un encuentro al que el técnico vasco llegaba ya sentenciado, víctima, entre otras causas no numéricas, de las 6 derrotas, 3 empates y un solo triunfo del equipo en los primeros diez partidos del curso.

Curri Carrillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *