El delantero de España Ansu Fati celebra con su compañero Marco Asensio tras marcar el 0-1 durante el encuentro amistoso entre las selecciones España y Jordania, este jueves en el Estadio Internacional de Amán, Jordania, antes del inicio de la Copa del Mundo Qatar 2022. EFE/Pablo García/RFEF
El delantero de España Ansu Fati celebra con su compañero Marco Asensio tras marcar el 0-1 durante el encuentro amistoso entre las selecciones España y Jordania, este jueves en el Estadio Internacional de Amán, Jordania, antes del inicio de la Copa del Mundo Qatar 2022. EFE/Pablo García/RFEF

Doha, 18 nov (EFE).- El regreso con gol de Ansu Fati, tras más de dos años de ausencias por las lesiones, y el momento de forma de Marco Asensio, ‘revolucionan’ tras sus buenas sensaciones en el amistoso ante Jordania, el plan del seleccionador Luis Enrique Martínez para el estreno en el Mundial 2022, en el que parecían aventajados para el tridente Pablo Sarabia, Ferran Torres y Álvaro Morata.

La cita de Amán la diseñó Luis Enrique para obtener conclusiones en el rendimiento de ciertos jugadores. Su idea tipo tiene varios fijos, como Sergio Busquets y Pedri que no disputaron un solo minuto frente a Jordania, pero algunas demarcaciones abiertas a momentos de forma y sensaciones más allá de los entrenamientos.

ANSU, 25 MESES DESPUÉS

El foco estaba puesto especialmente sobre Ansu Fati. Es el jugador que cerró la convocatoria de 26 elegidos. La gran duda hasta última hora de Luis Enrique que se debatió internamente entre la magia de un futbolista especial como Ansu, siempre aliado con el gol pero aún lejos de la imagen que exhibió antes de las lesiones, y el remate de un 9 más puro como Borja Iglesias avalado por su gran rendimiento en el Betis.

Ganó Ansu. Siempre especial para Luis Enrique que apostó por él siendo un niño, batiendo récords de precocidad hasta que hubo otro más imberbe como Gavi que lo superó. Los largos meses de lesión del delantero del Barcelona siempre tuvieron la cercanía de Luis Enrique y la Federación. Interesados tras cada intervención, en los pasos que fue dando. Invitando al jugador a estar con el grupo en algún partido cuando más bajo de ánimo estaba, convocándole incluso cuando acababa de regresar solamente para que formase parte de la dinámica, preparando el que sería su regreso en el momento clave.

Y Ansu no ha fallado a Luis Enrique tras sus guiños. Es de los jugadores que más minutos necesitaba en el único test previo a Qatar 2022 y las sensaciones que dejó no pudieron ser mejores. Fino en la definición, con chispa y personalidad. Firmando su segundo gol, 25 meses después, en cinco ratos con España. Solamente acabó un partido pese a ser titular en sus cuatro últimos.

«Determinación y ambición es lo que buscamos en todos los jugadores. Ansu tiene una relación especial con el gol y es una buena noticia. Intentamos generar confianza para cuando pueda ayudarnos de su mejor nivel», reconoció Luis Enrique tras ver la respuesta que esperaba en el jugador y ganar una opción ofensiva que aumenta la pegada de España en el Mundial.

EL MOMENTO ASENSIO

Si Ansu cambia el paso en los planes ofensivos preestablecidos de la selección española, Marco Asensio reafirma su estado. El Mundial le llega en el mejor momento de forma que se le recuerda en años. Jugador también marcado en su progresión reciente por una lesión de rodilla que construyó miedos ya eliminados el pasado curso. Con su calidad técnica de vuelta, el ‘nuevo’ Marco le ha añadido una actitud que antes no mostraba con regularidad.

Desde su posición en el Real Madrid, cuando perdió el pulso por minutos con el brasileño Rodrygo, y la incertidumbre de su salida o renovación, Asensio ha forjado su carácter. Aprovecha cada minuto que le concede Carlo Ancelotti y aumentó protagonismo. Y Luis Enrique que ya le había rescatado para la selección en cuanto vio la mejoría, no ha dudado en añadirle en el grupo de fijos iniciales cuando dio forma a la lista final para el Mundial.

En La Romareda, en un mal día general ante Suiza, lo probó de nueve, como variante a Álvaro Morata. El mal resultado no afectó a las buenas sensaciones que dejó Marco, que en el regreso a escena de la Roja volvió a aparecer como titular y asentarse como la opción favorita de Luis Enrique para la punta de ataque si Morata no está en el campo.

Asensio brilló en todas las demarcaciones en las que jugó ante Jordania. De falso nueve, extremo y hasta interior. «Ha jugado un partido soberbio, otro nivel», elogió Luis Enrique rendido al momento que protagoniza Marco. Apareciendo con continuidad, con gestos de calidad en la zona decisiva, mucha movilidad y buscando el gol con remates. «Me ha encantado. Con esa actitud y ese nivel, puede jugar de lo que quiera».

El reconocimiento de Luis Enrique añade picante al ataque de España. La competencia se incrementa con Ansu Fati y Marco Asensio desafiando el tridente que llegaba a Doha con el cartel de favorito. Las molestias de Morata, que llegará al debut, y el puñado de opciones que aparecen con jugadores como Dani Olmo y Ferran Torres más los extremos encaradores que generan desequilibrio como Yeremy y Nico Williams, representan uno de los puzzles que debe completar el seleccionador español.

Roberto Morales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *