Fotografía de archivo en la que se registró a Nikola Jokic (i) y a Jamal Murray (d), figuras de los Nuggets de Denver, quienes guiaron este lunes el triunfo de su equipo 122-109 sobre los Lakers de Los Ángeles en la NBA. EFE/Erik S. Lesser
Fotografía de archivo en la que se registró a Nikola Jokic (i) y a Jamal Murray (d), figuras de los Nuggets de Denver, quienes guiaron este lunes el triunfo de su equipo 122-109 sobre los Lakers de Los Ángeles en la NBA. EFE/Erik S. Lesser

Los Ángeles (EE.UU.), 9 ene (EFE).- Tras cinco victorias consecutivas (cuatro de ellas en 2023), Los Angeles Lakers cayeron este lunes ante los Denver Nuggets de Nikola Jokic y Jamal Murray en un partido que no jugó LeBron James por molestias en el tobillo izquierdo (122-109).

LeBron, que con 38 años fue nombrado este lunes jugador de la semana en el Oeste después de sus recientes recitales, contempló desde la banda la primera derrota de su equipo en este nuevo año frente a unos Nuggets (27-13) que consolidaron su liderazgo en el Oeste con su undécimo triunfo seguido como locales.

Justo en el ecuador de su curso (partido 41 de 82), estos desconcertantes Lakers, que no cuentan con el lesionado Anthony Davis desde mediados de diciembre, son undécimos en el Oeste (fuera del play-in) con un balance de 19-22.

Murray, que con 34 puntos sumó su mejor registro de la temporada, y Jokic, con un triple-doble muy efectivo (14 puntos, 11 rebotes y 16 asistencias con 5 de 5 en tiros de campo y 3 de 3 desde la línea de personal), fueron los mejores de unos Nuggets que solo necesitaron apretar el acelerador en momentos concretos de la noche para someter a estos Lakers bajo mínimos.

De menos a más, Russell Westbrook destacó en los angelinos con 25 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias junto a Thomas Bryant, quien aportó 17 puntos y 10 rebotes.

El mexicano Juan Toscano-Anderson fue titular en los Lakers y consiguió 5 puntos, un rebote y 3 asistencias en 18 minutos.

LOS LAKERS, EN CUADRO

Sin LeBron ni Davis, los Lakers se presentaron con un quinteto titular con nombres poco habituales: Dennis Schroder, Patrick Beverley, Max Christie, Juan Toscano-Anderson y Thomas Bryant.

Una prueba de la montaña rusa en la que viven los Lakers es que, en 41 partidos, han empleado 22 quintetos titulares diferentes.

Bryant enfrentó con valentía su reto en la pintura frente a Jokic, pero un parcial de 13-2 para Denver, unido a las 6 pérdidas de balón de los Lakers, situó a los locales por delante tras el primer cuarto (29-23).

Westbrook arrancó tremendamente impreciso (falló sus 7 primeros tiros) pero los Nuggets se atragantaron con la defensa en zona de los visitantes.

En cualquier caso, parecía que Denver jugaba sin forzar la máquina y con la impresión de que en cualquier momento podía reventar el partido.

Murray se puso manos a la obra con 10 puntos en un gran segundo periodo para zarandear a unos Lakers con una preocupante escasez de recursos ofensivos entre los actores de reparto ya que siguen de baja Lonnie Walker y Austin Reaves.

Con un parcial de 15-1, los Nuggets acariciaron los 20 puntos de ventaja antes del descanso pero los Lakers se recuperaron levemente para no dar por perdido el encuentro antes de hora (62-48).

Además de la sólida defensa de Denver en la primera mitad, la clave antes del paso por los vestuarios fue la extrema eficacia y generosidad de Jokic: solo tiró dos veces a canasta en los dos primeros cuartos pero llegó al descanso con 8 puntos y 11 asistencias.

El tercer periodo empezó con malas noticias para Darvin Ham ya que Beverley no regresó con los Lakers por molestias en la cadera.

Pero entre Nunn, Schroder y Toscano-Anderson redujeron la distancia por debajo de los 10 puntos para los de púrpura y oro ante unos Nuggets torpes y descentrados en la reanudación (69-60 con 7.18 por jugarse).

La potencia en ambas canastas de Aaron Gordon no era suficiente para reenganchar a Denver, que vio cómo los Lakers se pusieron a solo 5 puntos.

Sin embargo, un parcial de 10-0 apagó el fuego y devolvió la tranquilidad a los Nuggets antes del último cuarto gracias a dos triples y una canasta sobre la bocina de Bruce Brown (94-79).

Hasta ahí llegó la digna actuación de estos mermados Lakers, que se quedaron prácticamente sin opciones cuando los Nuggets, con un contraataque de Murray, alcanzaron el +20 con 10 minutos por jugarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *