Si usted cree que ha identificado un fraude, repórtelo a la Comisión Federal de Comercio. Sus quejas ayudan a las agencias de cumplimiento de ley a combatir el fraude y proteger a los consumidores.