La perra Kabang, que se hizo mundialmente famosa cuando perdió parte de su hocico al evitar que dos niñas fueran atropelladas por un motociclista, volvió a Manila, Filipinas, después de someterse en EE UU a un tratamiento de reconstrucción facial.

Kabang fue llevada con su propietario en Filipinas tras el tratamiento que recibió en la Universidad de California, dijo el profesor Frank Verstraete. Los médicos del hospital realizaron una cirugía para curar sus heridas, aunque no pudieron reconstruir la mandíbula superior de Kabang, dijo Verstraete.

El veterinario filipino que acompañó a la perra, Anton Lim, señaló que el tratamiento de siete meses se llevó a cabo en el hospital veterinario de la Universidad Davis de California, y que los 27.000 dólares para los gastos médicos fueron recaudados a través de donaciones en Filipinas y el extranjero.

“Ella es un perro muy feliz y puede seguir su vida, eso es todo lo que estábamos buscando”, dijo Verstraete.

Kabang perdió la mandíbula superior en diciembre de 2011 cuando saltó frente a una motocicleta en Filipinas para salvar la vida de la hija y la sobrina de su dueño.

Casi un año después de que Kabang sufriera las lesiones, una enfermera de Búfalo, Nueva York, fue capaz de reunir dinero para llevarla con un veterinario de Estados Unidos pues los que se encontraban en Filipinas eran aparentemente incapaces de tratar sus heridas.

Los médicos de UC Davis no pudieron realizar la cirugía en Kabang desde un inicio porque tenía que ser tratada por otras enfermedades, incluyendo tumores y parásitos en el corazón.