En la redes sociales circulan videos de animales que suelen comportarse de una manera singular. Este es el caso de un pequeño buho que cada vez que su amigo Adam Poley lo apunta con su cámara sonrie. El ave además entre cierra los ojos, lo que hace más sublime su expresión. Aquí el video que ha conquistado la red con más un millón de visitas en Youtube