Tal parece que a “La Cajita Feliz” (Happy Meal) se le desdibujo la sonrisa en Venezuela. Algo sin precedentes en la historia de la comida rápida está sucediendo en el país sudamericano. La cadena McDonalds ya no vende papas fritas, algunos apuntan que es debido a la falta de divisas, aunque la explicación oficial es que se está “venezolizando” el menú.

La explicación oficial de McDonalds es que se busca incorporar sabores locales al menú, por lo que desde hace poco los combos para niños no venían con papas fritas, pero el consumidor podía elegir arepitas o yucas fritas.

Voces disidentes dicen que es la falta de divisas y la crisis económica de Venezuela la que ha obligado este cambio en el menú de la cadena de los arcos dorados.

Se rumora que es debido a las nuevas dificultades que enfrentará en el 2015 ante las irregularidades en la adjudicación de divisas.

Otros medios aseguran que se debe a una huelga de trabajadores portuarios en la costa Este de EE.UU. que afectó la entrega de papas a los restaurantes McDonalds en Japón.

Acostumbrados a la escasez de sus alimentos favoritos, y acostumbrados también a protestar contra el gobierno cuando se marchan de las tiendas con las manos vacías, muchos venezolanos asumen que las políticas oficiales son el culpable.

“Es por la situación aquí, es una debacle total”, dijo María Guerreiro, quien se marchó de un McDonald’s de Caracas con su familia cuando se enteró que estaban sirviendo yuca frita en vez de papas. Su hija se negó a comer la yuca, dijo, y habían ido al lugar expresamente para que la niña de 2 años se comiera una Cajita Feliz.

McDonald’s informó en un comunicado que está trabajando por solucionar la escasez. “Mientras tanto, seguimos ofreciendo a nuestros clientes la experiencia McDonald’s con opciones 100% venezolanas”

El gerente de una de las franquicias que solicitó el anonimato explicó que ni el sabor ni la textura de las papas nacionales se adapta a la imagen que representa a la cadena de manera internacional como identidad corporativa.

Los envases de cartón donde solían servir las papitas tampoco escapan a la realidad del país, debido a que el inventario se agotó. En días previos a la eliminación del producto debieron vender las papas fritas en vasos de refresco.