Un hombre que orinó sobre el test de embarazo de su novia de broma perdió la sonrisa de inmediato cuando  le salió un resultado positivo: Dos palitos rosas en el extremo del palito tal como si estuviera embarazado, según reporta el blog de noticias de Yahoo!.

El sujeto, un estadounidense, cuyo nombre no fue revelado por el portal, pensó que podía estar muchas cosas pero embarazado seguro que no y decidió comentar la broma  del palito en Reddit, una web muy afín a este tipo de sentido del humor.

De entre los 1.300 comentarios que suscitaría el asunto en Reddit en los próximos días, hubo varios que le llamaron la atención por su tono de consternación. “¡Puede que tengas cáncer testicular!”, le decía uno que patentiza el sentimiento general de los demás. “Vete a un oncólogo, di que te has hecho una prueba de embarazo y que te dio positivo”.

Es así como de acuerdo a Yahoo este anónimo personaje fue a que un profesional le revisara los testículos. Y, efectivamente, dieron con un pequeño bultito en el testículo izquierdo. El hombre tenía cáncer.

“Resulta que hay un número no pequeño de tipos de cáncer testicular que emite la misma hormona [que una mujer embarazada]”, alerta desde el instituto contra el cáncer Dana-Farber de Boston el experto Mark Pomerantz. Se trata de una hormona llamada gonadotropina coriónica (hCG por sus siglas en inglés), algo que, añade Pomerantz, “no lo producen muchas cosas en el mundo, pero este cáncer es una de ellas”.

La enfermedad fue detectada a tiempo, por fortuna, aunque el hombre tendrá que despedirse del testículo derecho. Esto le supondrá una recuperación supuestamente total: según la Asociación Americana contra el Cáncer hay un 99% de posibilidades de sobrevivir un cáncer testicular que se extirpa a tiempo. Y aunque haya habido metástasis y se haya expandido a los nódulos linfáticos u otros órganos, la estadística sigue calculando un promedio de supervivencia del 72%.

Lo de detectar un cáncer con un palito de prueba de embarazo puede no ser muy ortodoxo pero sí resulta efectivo. “Generalmente, es el mismo paciente el que se detecta el bulto. Por eso recomendamos que los hombres se inspeccionen la zona una vez al mes en la ducha”, explica Christopher Wood, alto responsable de urología en el centro contra el cáncer MD Anderson en Houston (Texas).