El cambio fue evidente en los últimos días. Tras el largo período de silencio casi ininterrumpido que siguió a la muerte de Néstor Kirchner, la Presidenta volvió a usar las redes sociales con la frecuencia y el estilo descontracturado que tenía antes del 27 de octubre de 2010.

La modificación no fue casual: disconforme con el manejo que se hacía de sus cuentas la empresa, Cristina Kirchner resolvió separar al equipo especializado que se encargaba de ello y asumir ella misma el control de sus perfiles en las distintas redes sociales, según informa el diario Ámbito Financiero y publicó la agencia Télam recientemente.

Los resultados no se hicieron esperar, en los últimos días la Presidente aprovechó su Twitter y Facebook para responderle al actor Ricardo Darín, dar detalles sobre su viaje a Cuba, informar acerca de su gira comercial por Asia y desmentir publicaciones de distintos medios.

Si hasta hace poco sus cuentas conservaban una cuidada imagen institucional, alternando fragmentos de sus discursos, fotografías e información sobre actos públicos, el cambio es evidente: oraciones que intercalan palabras en inglés, dardos contra sus críticos y detalles sobre sus actividades diarias.

Como botón de muestra, basta un ejemplo. Luego de que un diario confundiera en una foto a la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri, con la esposa de Fidel Castro, tuiteó: “Qué locura. Faltó que dijeran que Raúl Castro, como tiene bigotes, era Guillermo Moreno. ¿Qué les pasa? ¡Beatriz Paglieri! Secretaria de Comercio Exterior, que además está en Dubai. Desopilante”.