Los clientes del centro comercial fueron evacuados en fila y con las manos hacia arriba.
Los clientes del centro comercial fueron evacuados en fila y con las manos hacia arriba. Credit: Oscar Bautista

Durham.- El terror arruinó el día de compras de “Viernes Negro” para cientos de personas que se encontraban en el centro comercial South Point, donde ocurrió un tiroteo que cuatro días después dejó como saldo un hospitalizado y un detenido.

La multitud comenzó a correr en estampida y también se reportaron varios heridos mientras los clientes de las tiendas intentaban escapar del peligro.

“Fueron como 6 disparos y luego todos corrieron hacia las tiendas”, según narró Oscar Bautista, quien estaba en el centro comercial el viernes. “Las tiendas cerraron las puertas bajo llave”.

La balacera ocurrió en el segundo piso a las 3:23pm del 24 de noviembre, según la policía. Inició como una discusión entre dos grupos de personas que se conocían y terminó en la detonación de varios balazos, contó la jefa de policía Patrice Andrews en una conferencia de prensa afuera de South Point pocas horas después la balacera. Desde entonces, la información que la Policía de Durham ha hecho pública ha sido limitada, salvo confirmar que una persona no identificada fue detenida y un arma de fuego fue recuperada.

La jefa de policía habló ante los medios de prensa el día del tiroteo. Credit: Facebook

La mayoría de los involucrados en el tiroteo escaparon del lugar y hasta el momento la policía no anuncia la captura de más personas ni cargos criminales.

La agencia del orden también comunicó la situación de los heridos: un adulto baleado que permanece hospitalizado “en condición crítica” y otras dos personas que abandonaron el hospital después de ser atendidas, un hombre y un menor de 10 años que le rebotó una bala. Otros tres clientes del centro comercial también resultaron heridos cuando la muchedumbre escapaba despavoridamente.

De acuerdo con el recuento de Bautista y las imágenes que compartió con Qué Pasa, una vez que las tiendas cerraron sus puertas comenzaron a contar a las personas en el interior de los locales, a la vez que las mujeres y niños eran enviados a los vestidores para mayor seguridad.

“Luego al salir, salimos todos con las manos arriba por mando de los policías”, detalló el hispano. “Salimos escoltados con por los policías”.

El 24 de octubre ocurrió un evento similar en South Point, aunque resultó ser falso. El centro comercial fue evacuado después de reportes de disparos. En realidad, en el caso de octubre se trató de un ruido fuerte que se confundió con balazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *