Estudiantes colocaron mensajes de apoyo en la escuela Mount Tabor, en Winston-Salem.

Winston-Salem.- Los estudiantes de la escuela secundaria Mount Tabor, en Winston-Salem, regresaron el martes a los salones de clase, casi una semana después de vivir uno de los peores días de escuela de sus vidas.

El 1 de septiembre, William Chavis Raynard Miller Jr, de 15 años, murió baleado durante un tiroteo en la escuela Mount Tabor. El sospechoso, un estudiante de la misma escuela, fue detenido por los agentes unas seis horas después de lo ocurrido y actualmente está bajo custodia de las autoridades.

“Hoy fue un día traumático para las escuelas del condado de Winston-Salem / Forsyth, y uno que no se olvidará pronto. Perdimos a uno de nuestros estudiantes de Mount Tabor en un tiroteo sin sentido y todos estamos desconsolados”, dijo el distrito escolar en un comunicado el miércoles.

“No conozco el dolor de perder a un hijo. Ni siquiera sé cómo comprenderlo”, dijo el alguacil del condado de Forsyth, Bobby Kimbrough, durante una rueda de prensa, en la que estuvo acompañado de los principales líderes de las fuerzas del orden y del gobernador Roy Cooper..

La jefa de la policía de Winston-Salem, Catrina Thompson, envió un mensaje a los estudiantes: “Nadie debería pasar por lo que pasasteis ayer, nunca en la vida. Quiero que sepáis que está bien no estar bien”.

La tragedia

Un estudiante hispano de 14 años, quien prefirió no compartir su nombre, escuchó el disparo mientras estaba en clase. 

“Estaba dentro del salón y de repente se escuchó el balazo y todos se escondieron”, dijo a Qué Pasa el estudiante de Mount Tabor. “Me sorprendió”.

Desde la escuela y en medio del caos, el estudiante se comunicó con su madre para pedirle que orara por él.

“Me mandó un mensaje donde me decía que hiciéramos oración porque los tenían escondidos”, explicó Rosa Hernández. En el mensaje, su hijo le dijo que tenía miedo.

Luego de los disparos, las autoridades cerraron Mount Tabor y trasladaron a todos los estudiantes a un lugar seguro. Las escuelas de la zona también cerraron durante horas por seguridad, a esperas de que el sospechoso fuera capturado.

Mientras, decenas de familias esperaban incansablemente en el estacionamiento del supermercado Harris Teeter, cerca de la escuela, impacientes por reunirse con sus hijos, que ocurrió pasadas las seis de la tarde. La superintendente, Tricia McManus, agradeció la paciencia y el entendimiento de las familias.

Es hora de tomar medidas

La muerte de William dejó a una comunidad conmocionada y abatida y a las autoridades y funcionarios estatales en alerta, ya que la semana pasada no hubo uno, sino dos tiroteos en escuelas de Carolina del Norte, presuntamente perpetrados por estudiantes. El primero tuvo lugar el lunes, 30 de agosto en Wilmington y dejó a un estudiante herido.

“Es hora de que tomemos nuestra determinación y hagamos todo lo posible para redoblar nuestros esfuerzos para mantener nuestras escuelas seguras”, dijo Cooper a los medios.

El gobernador habló de invertir en capacitaciones, en educadores y en oficiales de recursos escolares. También en asegurarse que haya prevención de salud mental para los estudiantes y en mantener las armas fuera de las escuelas. “Tenemos mucho trabajo por delante”.

Preguntado por la prensa sobre si está considerando implementar detectores de metales en las escuelas, Cooper dijo que “es un paso dramático”, pero no se puede descartar.

En opinión del fiscal del distrito del condado de Forsyth, Jim O’Neill, se necesitan más oportunidades y programas para después de la escuela.

“Cuando las pandillas pueden persuadir fácilmente a un niño de sexto y séptimo grado para que les siga, si el niño de sexto o séptimo grado está interesado en las pandillas, lo hemos perdido, gente”, dijo el fiscal. “Necesitamos cosas positivas y productivas para que nuestros hijos hagan después de la escuela”.

Las autoridades no han confirmado que el tiroteo estaba relacionado con un asunto de pandillas.

Preocupación por el regreso

Tras lo sucedido, Hernández dijo no sentirse totalmente segura de que su hijo regrese a la escuela, pero entiende que hay que seguir adelante.

“Realmente, una no se siente al 100% confiada, pero hay que seguir adelante porque los niños tienen que seguir estudiando”, dijo la madre hispana. “En cualquier parte del mundo se encuentra el peligro, entonces hay que pedirle a Dios todos los días para que proteja a nuestros hijos”.

La noche antes de reabrir las puertas de Mount Tabor, el alguacil Kimbrough y la jefa de policía Thompson, emitieron una declaración conjunta en respuesta a las preocupaciones de la comunidad.

“Entendemos las preocupaciones de los miembros de nuestra comunidad cuando nuestros niños regresen a la escuela mañana. Lo entendemos porque también somos padres y mañana mandamos a nuestros propios hijos e hijas a la escuela. Tenga la seguridad de que estamos vigilando”.

En los próximos días agentes de la ley estarán cerca de las distintas escuelas de la zona, algunos patrullando de incógnito, como medida de seguridad, dijeron Kimbrough y Thompson.

El martes, las autoridades locales no habían dado detalles de la identidad del sospechoso ni desvelado los motivos del tiroteo. La investigación sigue activa.

Estudiante herido durante tiroteo en escuela de Wilmington

Dos días antes de la tragedia en Winston-Salem, un estudiante sufrió una herida de bala en una escuela al otro lado de Carolina del Norte.

Los hechos ocurrieron el lunes en la New Hanover High School, en Wilmington, reportó la Oficina del Sheriff del condado de New Hanover.

El estudiante recibió un disparo y fue llevado al hospital  y según mencionó el sheriff Jerry Brewer, sus heridas no fueron graves.

Como pasó en Winston-Salem, los funcionarios del distrito escolar cerraron la escuela después del incidente, como medida de seguridad. Los estudiantes fueron evacuados a una escuela cercana y posteriormente se reunieron con sus familias.

Chance Deablo, de 15 años, fue arrestado y acusado de intento de asesinato en primer grado. También se le acusa de poseer y disparar un arma en el edificio escolar, dijo la Oficina del alguacil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *