Imagen muestra al cómplice del ataque en Southpoint.
El cómplice del ataque en Southpoint. Credit: Cortesía

Durham.- El hombre que sigue hospitalizado por un balazo que recibió en el centro comercial Southpoint el pasado “Viernes Negro” es custodiado de cerca por la policía.

El sujeto, cuyo nombre no se ha revelado, habría intentado asaltar con una pistola a un comerciante de joyería, quien se habría defendido abriendo fuego.

La balacera subsecuente en el segundo piso del inmueble dejó como saldo al presunto ladrón herido, una niña de 10 años que le rebotó una bala y un hombre de 58 años que también recibió un disparo. Estos dos fueron atendidos en un centro de salud y fueron dados de alta el mismo día.

Asimismo, la respuesta de escape en “estampida” del público presente en Southpoint cobró otros tres heridos, según documentos de la Policía de Durham.

El FBI, la policía local y la fiscalía del condado trabajan en conjunto para las investigaciones de este tiroteo, de acuerdo con el informe.

Las autoridades publicaron dos fotografías de un cómplice del intento de asalto, quien se dio a la fuga y los detectives desconocen su identidad. Los investigadores entrevistaron a “docenas de personas” y revisaron el circuito cerrado de video del centro comercial para investigar el caso.

¿Qué pasó?

A las 3:23 pm del 26 de noviembre, en uno de los días más importantes del año para las ventas en los centros comerciales, se registró un tiroteo en el segundo piso Southpoint en Durham.

Según la versión de la policía, un hombre vendía joyería de manera irregular en el “mall” y se encontraba en el segundo piso. De pronto, dos maleantes armados se le acercaron y lo intentaron asaltar con armas a plena luz del día, mientras a su alrededor miles de personas realizaban sus compras de fin de año.

El comerciante de joyería sacó un arma y disparó ante la amenaza. Según la policía, ambos bandos detonaron sus armas y de acuerdo con testigos, se escucharon hasta seis disparos. Una niña y un hombre que estaban cerca del lugar donde ocurrió el tiroteo recibieron balazos, aunque sus lesiones no fueron de gravedad.

Al escuchar los tiros, la multitud escapó despavorida, lo que empeoró la crisis en el centro comercial. La policía cerró todas las puertas de Southpoint y cada persona tuvo que salir en fila, con las manos hacia arriba.

Un cómplice que habría participado activamente en el intento de asalto escapó del cerco policial. Según las autoridades, se recuperaron dos armas de fuego de la escena del crimen.

La policía también desmintió los primeros reportes que los sucesos estaban relacionados con el pandillerismo o que se trató de una pelea entre dos bandos que escaló a disparos. También se aclaró que no existen indicios que haya sido un ataque hacia la gente al azar, aunque se aumentó el número de policías que vigilan Southpoint.

La recompensa

La Policía de Durham busca al hombre que aparece en la fotografía, considerado un cómplice del asalto que terminó en balacera. Si reconoce al individuo o tiene cualquier información sobre este caso, llame al detective Justice al (919) 560-4440, ext. 29119.

También puede llamar de manera anónima a línea de CrimeStoppers al (919) 683-1200 y obtener dinero en efectivo a cambio de información que ayude a lograr arrestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *