Charlotte.- Ismael Antonio Castro manejaba tranquilamente por la carretera atravesó una intersección y de repente, una camioneta que iba entre 79 y 90 millas por hora se pasó la luz roja y lo embistió su Honda CR-V. El vehículo del hispano salió girando hasta descansar del lado del copiloto reposando sobre una caja de control para los semáforos.

El aparatoso incidente que ocurrió casi a temprana hora del miércoles 30 de junio sobre la vía SC160 en Carolina del Sur, apenas cruzando la frontera estatal, se trataba de una persecución policial que se originó en el centro de Charlotte. 

Tanto Castro como el prófugo que era perseguido por patrullas, fueron hospitalizados. El hispano de 25 años fue reportado con “lesiones serias” en el informe de la Policía de Charlotte-Mecklenburg.

Todo comenzó a eso de las 4 am. Según la versión de las autoridades, un lector de placas de la policía detectó una camioneta GMC Terrain conectada con un crimen violento. Una patrulla interceptó al vehículo en la autopista I-277, por el centro de la ciudad, pero el conductor ignoró las torretas y comenzó una persecución que se extendió hasta el estado vecino de Carolina del Sur.

Patrick McManus, quien conducía la camioneta tipo SUV a velocidades que alcanzaban las 90 millas por hora, se pasó una luz roja y chocó con el Honda Cr-V 2014 que manejaba Castro.

Al momento que McManus salga del hospital, le esperan órdenes de arresto por los delitos de huir de la policía y por posesión de un arma siendo un exconvicto, así como podría recibir más cargos por el choque que dejó a Castro malherido.