Raleigh.- La joven hispana de 20 años que fue encontrada muerta en su apartamento en Raleigh, fue apuñalada en el cuello, según muestran los registros publicados por WRAL.

El certificado de defunción de Christina María Matos muestra que murió por «múltiples puñaladas». 

Esta revelación surge el día que su familia realizó el servicio fúnebre en Lea Funeral Home Chapel el cual comenzó con recuerdos compartidos por el hermano de Matos, quien describió su ambición y mente abierta.

«Le encantaban las luces brillantes de Nueva York y su gente», dijo sobre sus primeros años. «Ella siempre miró más profundamente en la imagen en sí. Christina tenía muchos grandes sueños. Primero quería ser cantante y luego abogada como mi mamá, radióloga y finalmente estar en la escuela de vuelo. Su mente siempre soñaba con hacer grandes cosas cosas.»

Hasta el momento Erick Gael Hernández Méndez, de 20 años, ha sido acusado como el único responsable de su muerte.

Los registros del Registro de escrituras del condado de Wake muestran que se había casado recientemente ambos se había casado. Una amiga indicó que el matrimonio era arreglado para ayudar a Hernández a obtener la residencia de Estados Unido, dado que era indocumentado.

El acuerdo del casamiento habría sido por $15,000 según indicó una amiga de Matos a ABC11.

«Eric era un inmigrante ilegal», dijo la amiga de Matos, Savannah Ferrell. «Que en realidad, vino a Christina con la esperanza de que pudieran casarse y él pudiera ser un ciudadano legal, y prometió, ‘está bien, si nos casamos, te daré $15,000 y nosotros como que nos separamos. Christina tenía toda la intención de divorciarse, recibir su cheque y marcharse. Se mudaría de este apartamento en unos meses».

Su hermano dijo que la familia no sabía que los dos estaban casados.

Matos fue vista con vida por última vez en su apartamento el 2 de abril después de salir con amigos.

Su cuerpo fue encontrado dentro de su apartamento en Signature 1505 en Hillsborough Street cerca de NC State después de que una persona que llamó al 911 solicitó un chequeo de bienestar.

Los oficiales de policía de Raleigh descubrieron el cuerpo de Matos dentro de su habitación cerrada, horas después de que su madre y su hermano fueron a ver cómo estaba. Su madre tenía una llave para entrar al apartamento, pero no podía abrir la puerta cerrada del dormitorio de Matos.

Familiares y amigos se reunieron el lunes, en persona en Raleigh y a través de Internet, en inglés y español, para celebrar la vida de Christina Maria Matos.

El funeral fue dirigido por el mismo predicador que había sido pastor de jóvenes de Christina en Clayton. Recordó a una joven curiosa que lo desafió a estudiar más profundamente.