Donnie Ray Cobb hacia una carrera clandestina cuando perdió el control y chocó el auto donde iban Liam y su papá.

Charlotte. – Un individuo que protagonizó el accidente en el que murió el niño latino de 6 años, Liam Thiago Lagunas, en el condado de Gaston, fue formalmente acusado el 15 de julio de homicidio en segundo grado, conducción imprudente, competencia de velocidad, conducción en estado de ebriedad y agresión con un arma mortal, el vehículo, que causó lesiones graves.

Carrera de automóvil ilegal

El accidente ocurrió, según las autoridades, poco antes de las 9:30 de la noche del sábado 26 de junio en la carrera U.S.74 cerca de Sparrow Springs Road, cuando dos autos estaban compitiendo ilegalmente a 100 millas por hora.

Uno de los automóviles, el Audi, de Donnie Ray Cobb, perdió el control al tocarse con el  vehículo de su competidor.

El carro se pasó en la mediana del césped y chocó de frente con el auto que se desplazaba en la dirección opuesta, en el que viajaban el menor y su padre Santiago Lagunas.

Antecedentes

Cobb, de 46 años, fue llevado a un hospital en estado crítico, pero fue detenido después de ser dado de alta del nosocomio, y se halla recluido en la cárcel del condado de Gaston con una fianza de 1 millón de dólares.

El juez designado para el caso negó una solicitud de Cobb de reducir la fianza.

Cobb, que estaba radicado en Kings Mountain, en el condado de Cleveland, tiene un historial de conducir a alta velocidad, con seis infracciones, incluyendo cargos de conducir intoxicado (DWI).

El individuo tenía pendiente una aparición en corte por otra acusación de violar el límite de velocidad, y su prontuario incluye otros delitos.

Liam Thiago Lagunas de 6 años murió por la imprudencia de un conductor.

El deportista

Liam, el menor, que estaba abrochado en un asiento para niños, al ocurrir la colisión, fue trasladado de urgencia a un centro médico, pero no sobrevivió.

El obituario del menor señaló que falleció en el Hospital Infantil Levine de Atrium en Charlotte.

Liam había nacido el 14 de julio de 2014 en el condado de Gaston, y estaba a tres semanas de cumplir los 7 años.

En una fotografía, aparece con la indumentaria de un practicante de artes marciales. Los familiares han contado que era aficionado al fútbol. Se conoce que tenía un balón marcado con el número 10 y el apellido Messi. Por su progenitor, seguía a la selección mexicana.

Vigilia

El padre del niño, Santiago, oriundo de México, resultó gravemente herido en el accidente, ya salió del hospital, y recientemente ha estado usando una silla de ruedas.

En una vigilia por el menor, su abuela  Wendy Salazar, se refirió al impacto que ha tenido para la familia la muerte de Liam.

Durante el encuentro realizado en el lugar donde ocurrió la tragedia, los asistentes se pronunciaron en contra de las carreras ilegales de automóviles.

Se anticipa que las autoridades impongan cargos contra el individuo que competía con Cobb, la noche del accidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *