Winston-Salem.- Más de un centenar de casquillos de bala y varios automóviles agujerados encontraron los policías que respondieron a una llamada por un tiroteo la noche del viernes en Winston-Salem.

Unos minutos después, Alfredo Albor Rivera se presentó en la sala de emergencias del hospital con un disparo en el abdomen. Se trataba del herido de la balacera que ocurrió en el área del estacionamiento en el vecindario hispano de Green Oaks, al sureste de la ciudad.

Los vecinos del área dijeron a los detectives que escucharon las detonaciones de arma de fuego y después varios vehículos abandonaron la escena a gran velocidad, antes que llegaran los policías, según la información divulgada por la agencia del orden.

En el lugar, los agentes recuperaron más de cien casquillos y observaron varios automóviles estacionados con varias perforaciones de los proyectiles.

El herido, de 24 años, recibió un balazo en el abdomen y su herida no puso en riesgo su vida, informó la policía.

En la noche del viernes, se encontraba en Green Oaks visitando a un amigo, según testificó ante los agentes que investigan el caso.

9 pm, rivera al hospital un disparo en el abdomen. El joven no pudo describir a los agresores, detalló la policía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.