Un reciente informe concluye que la instrucción en el aula es apropiada para todos los estudiantes cuando usan las mascarillas. Foto: Cortesía de GCS

Winston-Salem.- La propagación del COVID-19 en las escuelas de Carolina del Norte es mínima y las mascarillas son la herramienta “más eficaz” para mitigar la transmisión en los salones de clase, según concluye un reciente estudio.

La iniciativa ABC Science Collaborative, a través de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte y el Instituto de Investigación Clínica de Duke, analizó la propagación del coronavirus en las escuelas intermedias y preparatorias del estado que este año implementaron el Plan A – aprendizaje en el salón de clases para todos los estudiantes.

El estudio, publicado el pasado 30 de junio, concluye que “las escuelas de Carolina del Norte hicieron un trabajo sobresaliente en la prevención de la transmisión del COVID-19”, indica el documento.

También señala que un uso adecuado de las mascarillas es “la estrategia de mitigación más eficaz” para prevenir la transmisión de COVID-19 en la escuela, cuando el virus está circulando y cuando la vacunación no está disponible o no es suficiente.

“No tenemos que cerrar las escuelas de nuevo”, dijo un comunicado del Dr. Danny Benjamin, copresidente de ABC Science Collaborative. “No tenemos que tener instrucción remota. Tenemos herramientas que mantendrán a los niños y adultos seguros en las escuelas”.

Los resultados

El estudio analizó los datos de 100 distritos escolares y 14 escuelas charter de Carolina del Norte entre marzo y junio de este año.

De los 864,515 estudiantes y 160,549 empleados analizados, 6,484 estudiantes y 1106 miembros de las escuelas dieron positivo por COVID-19, mientras que 308 alumnos y 55 trabajadores se contagiaron del virus tras haber estado en contacto con otra persona infectada. 

El reporte también indica que más del 95% de los 7,953 estudiantes y trabajadores escolares infectados contrajeron el virus en la comunidad, no en la escuela.

De los cerca de 42,000 estudiantes que fueron puestos en cuarentena por haber estado expuestos al virus, menos del 1% dio positivo.

“Debido a la baja tasa de transmisión y para promover la educación presencial, el estado debe considerar eliminar la cuarentena para quienes usen debidamente las mascarillas o estén vacunados”, recomienda el informe.

Sobre el distanciamiento social

Los investigadores también concluyeron que la distancia no predice la propagación del COVID-19 en las escuelas cuando las personas usan la mascarilla.

Tampoco encontraron diferencias en la transmisión del virus entre las escuelas que requerían tres pies de distancia entre estudiantes y aquellas que mantenían a sus alumnos a menos de tres pies.

“La distancia no predice la infección”, señala el informe.

Por su parte, el atletismo, aunque fue seguro en las escuelas de Carolina del Norte el curso pasado, probablemente tiene una tasa de infección por transmisión más alta que el entorno dentro del aula, dice el documento.

Regreso a las aulas

La conclusión del reporte es que la instrucción en el salón de clases es apropiada para todos los niveles, en todas las escuelas, cuando se usan las mascarillas. Por lo tanto, “no existe una razón médica para proporcionar el Plan B (híbrido) o instrucción remota si se proporcionan las mascarillas”.

Además, los investigadores señalan que los datos presentados deberían alentar a los funcionarios estatales a actualizar, de cara al curso que viene, el kit de herramientas de salud pública “StrongSchools NC”, que enumera las prácticas de salud y los protocolos que las escuelas deben seguir para detener la propagación del COVID-19.

“Está claro que las escuelas podrían operar dentro del Plan A de una manera segura y saludable, al mismo tiempo que brindan una importante instrucción cara a cara para los estudiantes”, dijo la superintendente de las escuelas públicas del estado, Catherine Truitt. “Ver el éxito que tuvieron las escuelas de Carolina del Norte en limitar la transmisión en un momento en que las tasas de vacunación eran relativamente bajas me da un gran optimismo para el otoño”.

A medida que avanza la vacunación en el estado, Truitt ve “esperanza” en que el curso que viene “veremos eliminar los mandatos de las mascarillas para los estudiantes de K-12”, aunque apuntó que dicha decisión debería tomarse a nivel local, entre las juntas escolares y los padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *