Imagen del coronavirus mostrado por el Duke Human Vaccine Institute.

Durham.- Miembros de Duke Human Vaccine Institute han desarrollado una nueva vacuna que ha demostrado ser eficaz para proteger a monos y ratones de una variedad de infecciones por coronavirus, incluido el SARS-CoV-2, así como el SARS-CoV-1 original y coronavirus de murciélago relacionados, que potencialmente podrían causar la próxima pandemia.

La nueva vacuna, llamada pan-coronavirus, activa anticuerpos neutralizantes a través de una nanopartícula.

“Comenzamos este trabajo la primavera pasada con el entendimiento de que, como todos los virus, se producirían mutaciones en el virus SARS-CoV-2, que causa el COVID-19”, dijo el autor principal Barton F. Haynes, MD, director de Duke Human Instituto de Vacunas (DHVI). “Las vacunas de ARNm ya estaban en desarrollo, por lo que buscábamos formas de mantener su eficacia una vez que aparecieran esas variantes.

Haynes indicó que este enfoque no solo brindó protección contra el SARS-CoV-2, sino que los anticuerpos inducidos por la vacuna también neutralizaron variantes preocupantes que se originaron en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil.

Además de los anticuerpos inducidos reaccionaron con un panel bastante grande de coronavirus.

Haynes y sus colegas, incluido el autor principal el doctor Kevin Saunders, director de investigación de DHVI, se basaron en estudios anteriores sobre el SARS, la enfermedad respiratoria causada por un coronavirus llamado SARS-CoV-1.

Encontraron que una persona que había sido infectada con SARS desarrolló anticuerpos capaces de neutralizar múltiples coronavirus, lo que sugiere que podría ser posible un pan-coronavirus.

Los investigadores indicaron que el coronavirus tiene un talón de Aquiles. Esa debilidad se encuentra en el pico que une los virus con los receptores en las células humanas. Si bien este sitio de unión le permite ingresar al cuerpo y causar una infección, también puede ser blanco de anticuerpos.

El equipo diseñó una nanopartícula que muestra este punto vulnerable. En pruebas en monos, la vacuna de nanopartículas bloqueó la infección por COVID-19 en un 100%.
La nueva vacuna también provocó niveles de neutralización significativamente más altos en los animales que las plataformas de vacunas actuales o la infección natural en humanos.

“Básicamente, lo que hemos hecho es tomar múltiples copias de una pequeña parte del coronavirus para hacer que el sistema inmunológico del cuerpo responda a él de una manera más intensa”, dijo Saunders. “Descubrimos que eso no solo aumentó la capacidad del cuerpo para inhibir que el virus cause infección, sino que también se dirige a este sitio de vulnerabilidad con mayor frecuencia”.

Haynes señaló que debido a que han habido tres epidemias de coronavirus en los últimos 20 años, “es necesario desarrollar vacunas eficaces que puedan atacar estos patógenos antes de la próxima pandemia.

“Este trabajo representa una plataforma que podría prevenir, templar rápidamente o extinguir una pandemia”, indicó.

La investigación completa fue publicada el 10 de mayo en la revista científica Nature (https://www.nature.com/articles/s41586-021-03594-0).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *