Agricultores y otros trabajadores esenciales son elegibles para la tercera dosis.

Raleigh. –  Los trabajadores esenciales y las personas consideradas de alto riesgo frente a la infección del COVID-19, y que estén vacunadas con Pfizer, ya tienen disponible la dosis de refuerzo de la vacuna contra en Carolina del Norte.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan la tercera dosis a las personas que han sido completamente vacunadas desde hace seis meses o más con la vacuna de la empresa de Pfizer-BioNtech.

Las personas elegibles para recibir las dosis de refuerzo en Carolina del Norte incluyen todas las personas de 65 años o más; las personas de 18 años o más con condiciones médicas subyacentes y aquellas que trabajan en un entorno de alto riesgo de contagio, como los trabajadores de la salud, los maestros, los agricultores o trabajadores de alimentos, indicó el Departamento de Salud del estado.

“Con el dominio de la variante Delta como cepa circulante y los casos de COVID-19 aumentando significativamente en los Estados Unidos, una vacuna de refuerzo ayudará a fortalecer la protección contra enfermedades graves en aquellas poblaciones que tienen un alto riesgo de exposición al COVID-19 o las complicaciones. de enfermedad grave”, indicaron los CDC en un comunicado.

Las personas que se vacunaron con Moderna o Johnson & Johnson todavía no son elegibles para una tercera dosis, indicaron los oficiales de salud.

Actualmente, el 53 por ciento de los residentes de Carolina del Norte se ha inmunizado completamente. En el grupo de los mayores de 65, el porcentaje de vacunados con las dos dosis de Pfizer o Moderna o la única dosis de Johnson & Johnson alcanza el 87%.

Efectos secundarios

Los doctores no esperan que la dosis de refuerzo genere efectos secundarios distintos a los que se tuvieron con las dos dosis anteriores. 

“No anticipo que la tercera dosis tenga efectos o reacciones distintas a las que se tuvieron con las dos primeras”, dijo el Dr. David Priest, especialista en enfermedades infecciosas de Novant Health. 

El médico recordó que las personas deben esperar seis meses desde que fueron vacunados, antes de administrarse la tercera dosis: “Si la recibe demasiado pronto, no quiere hacer eso, desea darle a su sistema inmunológico algo más de tiempo para ajustar las dos primeras dosis”.

La opinión de la comunidad

En un sondeo realizado por Qué Pasa a pie de calle, varias personas latinas recibieron positivamente tener disponible la tercera dosis.

“Me parece muy bien, mientras más opciones tengamos para protegernos del virus ese es mejor” expuso Elsie González, de 83 años y residente en Cary.

“Buena noticia porque las personas que tienen enfermedades graves tienen más riesgos y deben tener más protección” dijo Edgar López, de 54 años, y de Garner.

Gladys Rincón, 79 años, dijo que se la pondrá en dos meses, que será cuando le toque y Carolina Quijada, de 35, también recibió la noticia con positivismo.

“Soy paciente con cáncer y la posibilidad de obtener más cuidado para mi salud es buenísimo”.

Dónde vacunarse

Las personas elegibles pueden encontrar las dosis de refuerzo en su centro de atención médica, farmacias y otros lugares donde las vacunas contra el COVID-19 están disponibles. No es necesario que las personas regresen al lugar donde recibieron sus dosis previas de la vacuna.

El Departamento de Salud recomienda a las personas que tengan dudas acerca de la tercera dosis que consulten con su proveedor de atención primaria.

¿Quién es elegible para recibir la tercera dosis?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han recomendado a los siguientes grupos de personas recibir la dosis de refuerzo:

Deberían recibirla:

• Las personas de 65 años o más y los residentes en entornos de atención a largo plazo.

• Las personas de 50 a 64 años con afecciones médicas subyacentes.

Pueden recibirla:

• Las personas de 18 a 49 años con afecciones médicas subyacentes en función de sus beneficios y riesgos individuales

• Las personas de 18 a 64 años que tienen un mayor riesgo de exposición y transmisión de COVID-19 debido a su entorno ocupacional o institucional, incluidos los agricultores, los maestros, los trabajadores de supermercados, del sector alimentario, del servicio postal, del transporte público y de primera línea, como policías, bomberos y trabajadores de la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *