cooper
Gobernador Roy Cooper durante una conferencia de prensa el lunes.

Raleigh.- Carolina del Norte reportó 10,541 nuevos casos de COVID-19 entre el sábado y el lunes previos a las navidades. El auge de nuevos contagios y la expansión de la variante Ómicron, detectada ya en varios condados del estado, han llevado al Gobierno estatal a hacer un llamado a tomar medidas preventivas para evitar que el virus siga propagándose.

El gobernador Roy Cooper urgió a los residentes a hacerse la prueba del COVID-19 antes de reunirse estas fiestas, a vacunarse y a usar el cubrebocas tanto en interiores como en exteriores. También pidió a las personas que sean elegibles, administrarse la dosis de refuerzo.

“Estas acciones son urgentes, mientras Carolina del Norte y la nación se preparan para el impacto de la variante ómicron”, dijo Cooper durante una conferencia de prensa el lunes. 

Además de los más de 10 mil nuevos casos reportados, el estado indicó el lunes que 1,630 personas se encontraban hospitalizadas y que el porcentaje de pruebas que resultan positivas supera el 9%.  

La más contagiosa

La secretaria de salud, Mandy Cohen, alertó que la ómicron, la variante más nueva del COVID-19, es la más contagiosa que se ha visto hasta ahora y probablemente establecerá un número récord de casos diarios en las próximas semanas.

“La evidencia sugiere que es de dos a tres veces más contagiosa que la variante Delta, por lo que es de cuatro a seis veces más contagiosa que el virus COVID-19 original”, explicó Cohen. 

Si bien la evidencia preliminar sugiere que la enfermedad de la variante ómicron puede ser menos grave, la secretaria de salud apuntó que “todavía puede representar un peligro para las personas que no están vacunadas y, en particular, para las que tienen un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave”.

El primer caso documentado con contagio de ómicron en Carolina del Norte fue un estudiante universitario en Charlotte, quien contrajo el virus durante un viaje por “Acción de Gracias”. 

Además de Charlotte, hasta el lunes la variante ya se había detectado en Chapel Hill, en el condado de Pitt y en Durham, donde se reportaron seis casos

“A pesar de estas serias preocupaciones, estamos en una posición mucho más sólida en esta temporada navideña en comparación con la anterior por una razón principal: las extraordinarias vacunas contra el COVID-19 que salvan vidas todos los días”, dijo el gobernador.

El lunes, diez personas fallecieron por la enfermedad, indicó el estado. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *