Foto: WSFCS

Winston-Salem.- El impacto de la propagación del COVID-19 en el condado de Forsyth, donde se superaron los 2,900 nuevos casos en las últimas dos semanas, no solo se deja ver en los hospitales y centros de salud, sino también en las escuelas locales. Actualmente hacen falta más maestros en los salones de clase, dijeron desde el distrito escolar.

Desde que comenzó el ciclo, el pasado 23 de agosto, y hasta el 1 de octubre, las Escuelas de Winston-Salem/Forsyth reportaron un total de 149 casos de coronavirus en empleados y 1,416 casos en estudiantes. La semana pasada, se registraron 26 empleados y 185 estudiantes positivos de COVID-19. Y el martes, 5 de octubre, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte informó que cinco escuelas del distrito tenían brotes del virus: Walkertown Elementary School, Clemmons Middle School, Southeast Middle School y Mount Tabor High School.

“No es ningún secreto que este año estamos luchando en todos los ámbitos para encontrar sustitutos”, dijo a Qué Pasa Brent Campbell, vocero de las escuelas. Y es que a la falta de maestros se une el reto de encontrar sustitutos que quieran ocupar los puestos vacantes.

Para mitigar la ausencia de personal, Campbell explicó que se están llevando a cabo distintas iniciativas. Por ejemplo, aquellos empleados que tienen funciones administrativas dentro del distrito escolar acuden de forma voluntaria a una escuela, una vez al mes, para ayudar. “Yo mismo soy uno de ellos”, dijo.

“Todos estamos tratando de ayudar a nuestras escuelas, porque la mayoría de las personas en este edificio (en el distrito escolar) fueron maestros o educadores antes de desempeñar el papel que desempeñan ahora”.

El distrito también contrató a una agencia que provee sustitutos adicionales para cubrir las vacantes. “Esa compañía tiene un grupo más grande de personas de fuera del condado para que vengan y sustituyan”, explicó el vocero.

Aún así, llenar las vacantes está siendo un reto, “no solo por COVID, sino también por la escasez de mano de obra”. Por eso, otra de las soluciones ha sido acudir a voluntarios de la comunidad, quienes ofrecen su tiempo para echar una mano en los salones de clase.

“Que los estudiantes puedan ver en sus escuelas a personas de la comunidad, que son representativas de ellos mismos, es muy importante”, dijo Campbell. “Tener a más voluntarios hispanos sería algo que nos encantaría tener”.

De cara al invierno, cuando se espera que las tendencias de coronavirus vuelvan a ir al alza, desde el distrito escolar tienen claro que tendrán que “ser más creativos y resolver las cosas”.

“Sabemos que los estudiantes necesitan estar en la escuela y que aprenden mejor en persona, aunque sea un desafío”, apuntó Campbell.

Faltan conductores de autobús bilingües

El día que conversó con Qué Pasa, Campbell señaló que faltaban siete conductores de autobuses e hizo un llamado a las personas bilingües a interesarse por el puesto.

El vocero de las escuelas dijo que están pagando “todo tipo de incentivos” a los conductores de autobús. Además, han aumentado el salario mínimo a $15 la hora, señaló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *