EFE/EPA/SHAWN THEW

Washington, 3 ago (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos extendió este martes por dos meses más la moratoria de desalojos. Norma que rige desde inicios de la pandemia y que expiró a finales de julio.

El presidente, Joe Biden, tomó la decisión presionado por el ala progresista del Partido Demócrata. Y, especialmente por la congresista Cori Bush, que llevaba días protestando en las escalinatas del Capitolio y que en el pasado fue víctima de tres desalojos.

Los demócratas en el Congreso y la Casa Blanca se habían culpado mutuamente de no haber podido extender la moratoria antes de que expirase. Finalmente Biden optó por actuar por su cuenta.

En declaraciones a periodistas este martes, el presidente, sin embargo, alertó de que su acción ejecutiva puede que no tenga sustento legal. Pero, dijo que espera que sirva para «ganar algo de tiempo».

La medida fue anunciada por los CDC, encargados de las medidas sanitarias durante la pandemia. Justificaron la decisión ante la posibilidad de que «los desalojos de inquilinos por no pagar el alquiler o la vivienda puedan ser perjudiciales para el control de salud pública para frenar la propagación» de la covid-19.

Los nuevos contagios en Estados Unidos se han disparado hasta el nivel más alto de todo el verano, con 72.000 casos al día. Lo que representa un 44 % más que en la anterior semana, según datos oficiales. Las hospitalizaciones también se han disparado hasta niveles previos a las vacunas.

Los CDC indicaron que la moratoria permitirá a las personas hacer cuarentena o aislarse si están enfermos o en riesgo de estarlo. A la vez que da tiempo para que las ayudas al alquiler lleguen a los beneficiarios, así como que aumenten las tasas de vacunación.