Foto: Archivo

Greensboro.- Mientras la variante delta va tomando ventaja a las vacunas en la carrera contra la pandemia del COVID-19, los condados de Carolina del Norte empiezan a tomar nuevas decisiones sobre el uso de las mascarillas en lugares públicos. 

El martes, la Junta de salud de Guilford, formada por los comisionados del condado, votó a favor de volver a implementar el uso obligatorio de mascarillas en el condado, donde los casos de COVID-19 y las hospitalizaciones han tenido un “aumento bastante dramático”, según lo describió Don Campbell, director de manejo de emergencias de Guilford. 

La votación se llevó a cabo durante una reunión pública de emergencia convocada esta tarde. Siete comisionados votaron a favor, dos en contra. 

La nueva ordenanza entra en vigor a las 5 de la tarde del viernes 13 de agosto y aplica a las personas que estén en los interiores de negocios y establecimientos públicos, sin importar el estado de vacunación. 

Según el mandato, las empresas y otros lugares públicos deben exigir a sus clientes que usen mascarillas y, de no hacerlo, estarán sujetos a sanciones civiles.

La junta de comisionados dijo que el dinero recaudado en Carolina del Norte para las sanciones se destinará a las escuelas públicas.

Antes de la votación, Campbell explicó que, en los últimos días, el condado registraba algo más de 100 casos diarios. No obstante, durante el fin de semana, las autoridades de salud locales registraron 600 nuevos casos de coronavirus. 

El funcionario también alertó que, durante la primera semana de agosto, los jóvenes menores de 20 años representaron aproximadamente el 23% de los casos nuevos de COVID-19 que ingresaron al condado de Guilford, y señaló que estos datos se dan antes de que las escuelas y las universidades empiecen. “Anticipamos que esos números sigan aumentando a medida que nos congregamos”.

El porcentaje de pruebas positivas ha aumentado al 15% y las hospitalizaciones han vuelto a alcanzar casi las 100 personas ingresadas. 

Ante estas cifras, la Dra. Iulia Vann, directora de la División de Salud del condado, defendió el uso de las mascarillas en los interiores de los espacios públicos. Dijo que son una medida efectiva para proteger a la comunidad mientras la vacunación avanza.

“Estamos aproximadamente al 50% de la población total que está siendo vacunada en este momento. Este porcentaje no muestra una protección general para nuestra comunidad”, dijo Vann durante la reunión de los comisionados. “Todavía tenemos que trabajar mucho más para tratar de que los miembros de nuestra comunidad se vacunen aún más.”

Actualmente, más de 268,000 personas se han vacunado completamente en Guilford y más de 288,000 se han administrado una dosis, según los datos del Departamento de Salud de Carolina del Norte. 

A principios de agosto, el ayuntamiento de Greensboro también impuso el uso obligatorio de las mascarillas en los edificios públicos de la ciudad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *