Dos Mirage 2000-5 de la Fuerza Aérea de Taiwán despegan este domingo de la base de Hsinchu. EFE/EPA/RITCHIE B. TONGO

Lorena Cantó

Pekín, 8 ago (EFE).- China prolongó hoy un día más de lo previsto sus maniobras militares en torno a Taiwán con ejercicios centrados en operaciones anti-submarinos y ataques aéreos con embarcaciones como blanco, mientras la isla también se prepara para probar esta semana su preparación defensiva.

Los juegos de guerra chinos comenzaron el pasado jueves en respuesta a la visita a Taipéi de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, e inicialmente debían concluir el domingo, pero a primera hora de este lunes el Ejército Popular de Liberación (EPL) anunció su extensión.

El EPL indicó en su canal oficial de la plataforma Weibo que continúa “realizando ejercicios prácticos conjuntos en el espacio aéreo y marítimo alrededor de la isla de Taiwán”.

Las autoridades no especificaron la ubicación de estas maniobras adicionales ni si mantienen en vigor las seis zonas en las que las llevó a cabo estos últimos días y el cierre del espacio aéreo y marítimo de esas áreas, una de ellas situada a apenas 20 kilómetros de Kaohsiung, la principal ciudad del sur de la isla.

Las restricciones aéreas provocaron que desde el pasado jueves más de 900 vuelos internacionales tuvieran que desviar sus rutas a través de Filipinas o Japón para no sobrevolar las zonas de las maniobras, y la cancelación de más de 200, según una fuente del principal aeropuerto de Taiwán, el de Taoyuan, citado por el diario hongkonés South China Morning Post.

TAIWÁN SE PREPARA

Sin embargo, el Ministerio taiwanés de Transporte y Comunicaciones anunció este lunes que tanto el tráfico aéreo como el marítimo -igualmente afectado por las maniobras militares chinas- estaban volviendo a la normalidad gradualmente.

Las maniobras que Pekín ha llevado a cabo en los últimos días en seis zonas alrededor de la isla, con fuego real y lanzamiento de misiles de largo alcance, han sido calificadas por el Gobierno taiwanés como “irresponsables”, además de suscitar numerosas muestras de preocupación en el seno de la comunidad internacional.

Como reacción a los movimientos de China y con el fin de poner a prueba su “preparación para el combate”, la isla autogobernada ha anunciado que llevará a cabo ejercicios militares mañana martes y el próximo jueves en el condado de Pingtung, y que éstos incluirán fuego real de artillería, según la agencia oficial taiwanesa CNA.

El Ministerio taiwanés de Defensa denunció hoy en una rueda de prensa que además de los misiles, aviones y buques militares desplegados alrededor de la isla desde el jueves -y que hoy sumaron 39 aeronaves y 13 barcos-, se han detectado numerosos ciberataques supuestamente procedentes de China, un riesgo que ya había anticipado este departamento en días previos.

LA FRONTERA OFICIOSA, EN JAQUE

La cartera castrense sigue monitoreando los posibles cruces de la línea media del Estrecho de Formosa por parte del Ejército chino, algo que ya ha ocurrido en los últimos días, y aseguró que responderá a las acciones de Pekín en función del nivel de la amenaza.

La línea media del Estrecho es una frontera no oficial pero hasta ahora tácitamente respetada por Taipéi y Pekín, por lo que el hecho de que aviones y barcos militares chinos la hayan traspasado ha sido considerado por analistas conocedores de la región como una clara escalada de la presión de China sobre la isla autogobernada.

Esta crisis entre China y Taiwán se desató después de que la semana pasada Pelosi realizara una fugaz visita a la isla pese a las advertencias previas de Pekín, que había advertido de que respondería con contundencia a ese viaje.

La política, de gira por Asia, estuvo menos de 24 horas en Taipéi, donde entre otras actividades se reunió con la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, y prometió que EE.UU. “no abandonará” a Taiwán.

Pekín, que calificó la visita de Pelosi de “farsa” y “traición deplorable”, impuso de inmediato sanciones comerciales a la isla, y dos días después del viaje también sancionó a Pelosi y suspendió varios mecanismos de colaboración y diálogo con Washington, entre ellos los de defensa y cambio climático.

Al día siguiente de la marcha de la representante estadounidense el EPL comenzó los cuatro días de maniobras militares -cinco contando la extensión de hoy- que han puesto en alerta a la comunidad internacional y motivado las peticiones de numerosos Gobiernos de restablecer la calma en el Estrecho de Formosa.

Expertos consultados por Efe en los últimos días ya habían predicho que el gigante asiático utilizaría como argumento la “provocación” que ha supuesto el viaje de Pelosi para aumentar su presión militar sobre la isla de una forma permanente.

China reclama la soberanía sobre Taiwán, isla a la que considera una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, tras perder la guerra civil contra los comunistas. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.