Charlotte.- Con la conclusión de la precipitación de lluvia en Charlotte, la ciudad comenzó a normalizar sus actividades, tras dos días y medio de paralización por los efectos del clima de la tormenta Jonás, en los que se acumularon entre 3 y 4 pulgadas de nieve y aguanieve.

De los seis accidentes fatales ocurridos en el estado, dos  se presentaron en la región de Charlotte, uno en Hickory y otro en el condado de Iredell.

En el condado de Mecklenburg y en general en Charlotte, hubo un incremento de tráfico de vehículos al medio día del sábado, las autopistas interestatales funcionaban normalmente, pero en algunas de las zonas urbanas, todavía las calles se hallaban cubiertas de nieve.

No obstante, las autoridades señalaron que ocurrieron alrededor de 270 accidentes durante la tormenta en las autopistas, en la región charlotense, los cuales en su mayoría fueron de carácter menor.

El aeropuerto internacional Charlotte Douglas reanudó sus actividades, suspendidas por la tormenta invernal.

Actividades como la distribución del correo se reiniciaron en la ciudad y el condado de Mecklenburg, y algunos de los centros comerciales más grandes de la región, como Concord Mills y South Park a reabrieron sus puertas.

A la mayoría del millar de usuarios de las compañías de energía de Charlotte, que habían sido afectados por cortes de luz, los técnicos de las empresas les restauraron el servicio de electricidad.

Ahora, los habitantes de Charlotte se preparan para estar atentos al partido que se jugará mañana domingo entre los Panthers de Carolina y los Cardinals de Arizona, en el Estadio del Banco de América, por el campeonato de la Conferencia Nacional de la liga de futbol americano.