Charlotte.- El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) revelaron las cifras de deportaciones del último año fiscal, que concluyó en septiembre, con un guarismo récord de 396,906 expulsados del país.

De acuerdo con las autoridades migratorias, la mayoría de los deportados fueron criminales con antecedentes penales: 216,698.

Sin embargo, las organizaciones de defensa de los inmigrantes cuestionan la forma como ICE presenta la información y la clasificación que hace de la acepción de “delincuente”.

La queja no es nueva, el Foro Nacional de Inmigración (NIF) denunció en junio pasado que ICE, durante la administración de Obama, introdujo para el año fiscal de 2009, una nueva categoría de criminales: los que cometen infracciones de tráfico, por la que fueron sacados del país en ese año 20,367 individuos.

Ahora, el Instituto Warren de la Escuela de Leyes de la Universidad de California Berkeley revela que la mayor parte de los expulsados por este gobierno no han sido criminales peligrosos, sino inmigrantes que cometieron infracciones a las que calificaron de delitos graves.

Igualmente, el reporte del Instituto Warren señala que 92% de los deportados por el programa de Comunidades Seguras han sido hispanos, pese a que los latinos solo son el 77% de la población de la población indocumentada del país.