La madre de Michelle en conferencia de prensa.

Charlotte.- Sin tener más pistas o evidencia para continuar investigando el caso, los detectives de homicidios de la Policía de Charlotte-Mecklenburg voltearon hacia la ciudadanía en su búsqueda de dar con el responsable del doble homicidio de dos adolescentes hispanas en la víspera de Navidad.

Todavía se desconoce quién y por qué disparó un arma hacia una vivienda donde una familia celebraba la Noche Buena en la noche del 24 de diciembre pasado, incidente que arrebató la vida a Katherine Roxana López Cruz y Michelle Ávila Robles, de 16 y 13 años respectivamente.

“Las dos víctimas son dos hispanas de 16 y 13 años de edad que murieron producto de un tiroteo que ocurrió en su casa, en la calle Olde Savannah Rd en Charlotte, durante una fiesta familiar de Navidad. La policía está requiriendo la asistencia de la comunidad con información que pueda ayudar con este caso”, escribió la agencia del orden en una publicación en redes sociales.

“Si usted tiene alguna información sobre este caso, llame al ‘Crime Stoppers’ al 704-334-1600. Su llamada será completamente anónima”.

A casi seis meses de sufrir la peor pesadilla que se pudiera imaginar, dos mujeres en llanto suplicaron por ayuda para que su familia tenga justicia.

Las madres de las jovencitas que murieron baleadas solicitaron que cualquier persona con alguna información sobre el crimen la comparta con las autoridades.

“Si alguien sabe algo, que no sea de corazón duro, que ayuden a la comunidad”, declaró una de las mujeres durante una conferencia de prensa muy cerca de donde ocurrió el crimen, acompañada de la policía.

Durante el doble homicidio que permanece impune también resultaron heridas otras dos personas que sobrevivieron al ataque.

Las mujeres describieron a las fallecidas como “dos niñas inocentes” y señalaron que “no se metían con nadie”, así como llevaban una vida tranquila.

“Que por favor nos ayuden, hoy puedo ser yo, mañana pueden ser ustedes”, dijo la madre de una de las menores.

De acuerdo con la versión compartida durante la rueda de prensa, en la víspera de Navidad se encontraban dentro de la casa reunidos en familia, cuando de pronto recibieron disparos desde la puerta de la cocina.

“Uno se siente seguro en su casa, no es justo que lleguen a disparar a su casa”, comentó la madre de Michelle, la menor de las víctimas. “Mis palabras para la comunidad, que por favor se pongan en nuestro lugar. Si alguien vio algo, que por favor avise a la policía”.

Las mujeres tacharon la situación como una injusticia debido a que el asesino “anda libre, anda campante como si no hubiera hecho nada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *