Charlotte.-  Una parte del edificio donde actualmente funciona una iglesia cristiana, una clínica comunitaria y una despensa donde entregan mercados a familias pobres y dan de comer a mendigos, sería ampliado y remodelado para poder servir mejor a los necesitados.

En el lugar ubicado al noreste de Charlotte conocido como el Centro Comunitario Camino, funciona la Clínica Bethesda, la Iglesia Camino, y la despensa que lleva el mismo nombre.

El pastor Rusty Price, quien regenta el centro cristiano desde hace ocho años, dice que ya cuenta con el apoyo de grandes compañías como Frito-Lay, Pepsi, Home Depot y Compare Foods, entre otras.

“Vinieron a nosotros y ahora le están dando un gran impulso a esta iniciativa”, dijo el pastor a este semanario.

Price, quien es un anglo que habla perfecto español que aprendió siendo misionero en Cuba, espera que muchos se puedan beneficiar con la expansión de los servicios.

“En el último año hemos atendido a más de 1,800 familias y alimentado con muy buena comida a unos 100 mendigos al mes”, indicó el pastor.

La nueva despensa, estará ubicada en lo que hoy es una bodega en “obra negra” que será remodelada durante un evento masivo planeado para el próximo 18 de noviembre.

“Las compañías patrocinadoras movilizarán entre 400 y 500 de sus empleados para que vengan a pintar, limpiar, resanar, y arreglar todo el lugar”, explicó el pastor.

Jorge Hernández, un profesional mexicano, que era empresario y “ahora se dedica a servir a Dios” y es la mano derecha de Price, anticipa que antes de noviembre se realice una campaña que incluye la recolección de dinero en los supermercados Compare Foods que tendrá por nombre “Granito de Arena”.

“La idea es que los compradores, donen por lo menos un dólar para este proyecto”, mencionó el mexicano.

Adicionalmente, la Iglesia Camino cuenta con 40 grupos de 15 personas cada uno, denominados “círculos”, que “mostrarán su amor a Cristo” reclutando familias para ayudarlas en lo que necesiten.

“A madres solteras, por ejemplo, las podremos ayudar a cuidar los niños, prepararles la comida, limpiar sus casas o cortarles la grama”, explicó.

La meta es ayudar unos 120 hogares al mes y un total de 320 para noviembre.