Charlotte. – El Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD) reveló el miércoles 24 de enero que han ocurrido 238 robos de automóviles en lo que va de 2018, un 31 por ciento desde el inicio del año.

Pero, los oficiales resaltaron que en el 37 por ciento de esos robos, las llaves fueron dejadas en el automóvil por los propietarios de los vehículos y con las puertas sin seguro.

Según el CMPD, más de la mitad de los casos han sucedido en las entradas de las viviendas, cuando la gente ha estado calentando sus vehículos, en esta temporada invernal.

En otras situaciones, las personas que dejan las llaves en los autos cuando van las gasolineras, entran a pagar o ir al baño, para al regresar encontrar que los vehículos han desaparecido siendo objeto de los ladrones.

La policía indicó que ha logrado recuperar alrededor de tres cuartas partes de los vehículos robados, pero muchos autos son han sido hallados en pésimas condiciones.

El CMPD contó que ha arrestado a docenas de individuos involucrados en el robo de automóviles, pero muchos han sido menores de 16 años.

Durante la conferencia, en el cuartel de la policía, los oficiales informaron que capturaron a un joven de 14 años que fue responsable de dos robos de autos.

El adolescente fue arrestado el martes 23 de enero por la tarde en un vehículo robado cerca de Beatties Ford Road y La Salle Street, fue liberado y el miércoles 24 por la mañana apareció cerca de la Escuela Secundaria South Meck en otro automóvil hurtado.

La policía contó que en el último caso una mujer dejó el automóvil prendido con las llaves adheridas al encendido.

Los oficiales difundieron el video de un robo típico reciente ocurrido en una gasolinera de Statesville Road, que mostró a una dama en una gasolinera, que salió de su automóvil, dejando las llaves en el encendido. Inmediatamente, el ladrón ingresó al auto, se puso al volante y se llevó al vehículo.

A finales de enero de 2017, a policía dijo que los robos de automóviles habían llegado a casi 200, entre el 1 y el 22 del mes, representando un alza en los casos de 60 por ciento respecto a 2016.

Más de 50 de los vehículos robados fueron llevados por los ladrones cuando las llaves se hallaban en el encendido de los autos, una práctica que continúa en los vecindarios de Charlotte.