Charlotte.- El sistema actual de inspección de vehículos en Carolina del Norte, podría cambiar drásticamente luego de la revisión que ordenó la gobernadora Beverly Perdue, que podría excluir del chequeo a los automotores más nuevos.

La gobernadora solicitó a la División de Vehículos Motorizados (DMV) la evaluación, para saber si el sistema es “fiable, necesario y efectivo”, según reportó el diario local The Charlotte Observer.

La decisión surgió luego que legisladores estatales manifestaron a comienzos de la semana pasada, apoyar una propuesta para eliminar las inspecciones a todos los vehículos o por lo menos para aquellos que tengan cuatro años de uso, ya que aún tienen garantía.

La propuesta ha originado malestar entre los propietarios de talleres, que alegan que además de poner en riesgo la seguridad de los vehículos, también restaría ingresos a estos negocios.

El diario divulgó historias de talleres inescrupulosos donde dicen a los clientes que sus vehículos necesitan “innecesarios” arreglos para tener la inspección o que por una “mordida” autos con distintos problemas la obtienen.

Para Héctor Guerra, propietario del Taller Arandas desde hace seis años, que usa el sistema de inspección computarizada del DMV, dice que siempre llega gente pidiendo “ayuda” para pasar el “test”.

“Hay gente que llega ofreciendo dinero, pero es un doble riesgo porque uno puede terminar preso por hacer fraude y además la gente no es consciente que con un auto defectuoso pone en peligro su vida y la de los demás”, apuntó Guerra a Qué Pasa-Mi Gente.

En Carolina del Norte, la mayoría de vehículos de menos de 35 años, deben pasar los chequeos de frenos, parabrisas, llantas, luces y otras partes.

Además en la mitad de condados del estado, incluido Mecklenburg, los vehículos fabricados en 1996 o después, deben ser sometidos a pruebas de emisiones o “contaminación de gases” vinculadas a las normas federales de aire limpio.

Los conductores cuyos vehículos pasan el “examen” pueden luego renovar el registro.

De acuerdo con el DMV, cerca de 4.4 millones de vehículos se sometieron a inspecciones de emisiones y 3 millones a las de seguridad durante 2010.

Los Dueños Independientes de Talleres de Carolina del Norte, una asociación que ha dado seguimiento a los esfuerzos para poner fin a las inspecciones, informó que hay aproximadamente 1,500 talleres en el área de Charlotte que las realizan.

Estos lugares cobran entre 30 dólares por la inspección de emisiones y 13.60 dólares por la de seguridad.