Charlotte.- Juan Quintanilla-Garza, de 32 años, se declaró culpable el pasado  viernes 4 de noviembre de haber causado la muerte, del niño Anthony Santos Castellón-Rivera, de 6 años, en abril pasado.

Quintanilla-Garza fue condenado de uno a dos años de prisión, por el incidente en el que arrolló al menor con la camioneta que conducía y huyó de la escena.

El domingo 24 de abril, Castellón-Rivera fue atropellado en la cuadra 1300 de Eastway Drive por una camioneta Van blanca, cuya fotografía fue tomada por el video de vigilancia de una tienda cercana.

El menor fue trasportado al Centro Médico Carolinas (CMC) y murió poco después por las heridas sufridas en el accidente.

El 26 de abril, la camioneta fue localizada en una casa en la cuadra 9800 de Idlewild Road, en el Este de Charlotte.

El 1 de mayo se informó que el fugitivo Quintanilla-Garza se presentó en la oficina del Sheriff del Condado de Webb, en el estado de  Texas y se entregó a las autoridades.

El hombre es originario de Linares, municipio del estado mexicano de Nuevo León.

Por su parte, el niño era alumno de la Escuela Elemental Briarwood y  feligrés, como su familia, de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.  Su muerte tuvo gran impacto en la comunidad charlotense.

El menor fue sepultado el domingo 8 de mayo, en el cementerio Getsemaní de Sugar Creek.