Charlotte.- De acuerdo con la policía de Charlotte una tercera parte de los crímenes violentos ocurren en los complejos de apartamentos que son propiedad de individuos o empresas que tienen sus sedes fuera del estado y que no le ponen atención a los inmuebles.

Un gran número de esos complejos residenciales  están localizados en áreas de la ciudad y el condado de  alta concentración de población latina, y las edificaciones no solo presentan problemas de inseguridad, sino condiciones  deplorables de habitación.

Las denuncias sobre la situación lamentable de los apartamentos de esos edificios son múltiples: filtraciones de agua, cañerías inservibles, alfombras deterioradas, paredes mugrientas, aires acondicionados y calefacciones descompuestas, infestaciones de chinches y roedores.

Para lidar con el problema, la ciudad aprobó hace  poco más de un año una ordenanza, que requirió la creación de un sistema de registro de caseros cuando las incidencias de crimen sean repetitivas en los complejos multifamiliares, así como sanciones para los propietarios.

Las autoridades policiales calculan que cerca de 90 complejos multifamiliares de Charlotte podrían eventualmente hacer parte del registro.

No obstante, hay quejas de que algunos de los  inquilinos hispanos cooperan muy poco para mantener los complejos de apartamentos aseados y en condiciones habitables.