Charlotte, 2 de febrero 2016.- La abogada Atenas Burrola, de Servicios Legales de Southern Piedmont (LSSP), recomendó que los jóvenes centroamericanos que no se  presentaron en corte o que saben que tienen órdenes de deportación, al igual que las madres que llegaron con niños de Honduras, El Salvador y Guatemala en el éxodo de 2014, y están en la misma situación, consulten con un abogado para ver si pueden reabrir sus casos.

“Esto para tener una razón para que ICE no los vaya a buscar o llevárselos”, dijo Burrola, quien ha estado impartiendo charlas en las escuelas del condado de Mecklenburg, y en auditorios comunitarios, sobre cómo actuar en los diferentes tipos de encuentros con los agentes de inmigración.

“Seguimos recomendando que no le abra la puerta a ICE y pida que le pasen la orden por debajo”, anotó la abogada.

Burrola señaló que no hay  obligación de abrir si el papel dice solo ICE, DHS o  USCIS, en los encabezados y luzca oficial.

“La única orden que se tiene que obedecer es la firmada por un juez, que tiene el nombre y la dirección de la persona”, dijo la jurisconsulta.

Si el encuentro ocurre fuera de la vivienda es difícil protegerse, pero al ser detenido debe entregar a los oficiales la tarjeta en inglés que está repartiendo la Coalición, que indica que mantiene silencio y le den derecho de contactar a su abogado.

Padres de los afectados por las redadas han llegado a la conclusión que han ubicado a sus hijos por las direcciones de registro en el TPS o por papeles que les enviaron para patrocinarlos.

ARTICULO RELACIONADO: ICE espera en la calle a jovenes salvadoreños para arrestarlos