Durham.- Los casos de 300,000 personas que se encuentran con un proceso abierto de deportación comezarán a ser revisados en breve por autoridades inmigratorias, según aseguró la la Secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, quien el jueves pasado visitó la Universidad de Duke.

Antes de arribar a Durham, Napolitano dijo que en algunos días comenzará el plan piloto diseñado para identificar “en poco tiempo” cualquier fallo o inconveniente logístico con el proceso en sí, especialmente cuando se analizan tal cantidad de casos.

El gobierno del presidente Barack Obama anunció en agosto pasado que revisaría los 300,000 casos pendientes para priorizar la deportación de criminales y dejar de lado a los que no tengan antecedentes y no sean un peligro para la seguridad del país.

“El objetivo por supuesto es cerrar administrativamente algunos casos menos urgentes para facilitar la resolución de casos de alta prioridad”, señaló Napolitano ante el nutrido auditorio que se dio cita en la Escuela de Políticas Públicas Sanford de la Universidad de Duke.

Entre los asistentes al evento se pudo notar varios líderes que apoyan la causa inmigrante en Carolina del Norte, como los jóvenes del NC Dream Team y El Cambio, que en ambos casos lograron hacer una pregunta a la Secretaria.

Alicia Torres Don, del Dream Team, logró explicar la situación de Griselda, hermana de Javier de los Santos, un padre de familia que se encuentra en prisión y en proceso de ser expulsado del país, debido a que el pasado 6 de septiembre fue arrestado en Charlotte por manejar sin licencia y tener la luz de la placa fundida. Torres también preguntó a Napolitano por qué si desde hace unos meses se habló de “priorizar” las deportaciones siguen arrestando personas que no han cometido un delito grave o por una infracción de tránsito menor.

“¿Tienes ahí la información de tu familiar”, preguntó Napolitano a Griselda, y recibió un sobre con los detalles de Javier De Los Santos. “Hablamos de una organización nacional (ICE) entonces hacer un cambio en las políticas y guías podría ser duro, tanto para los agentes como para los abogados en lo que refiere a la discreción…pero en las próximas dos semanas vamos a evaluar ese plan piloto con los 300,000 casos que se van a revisar”.

Todavía un poco nerviosa por la experiencia, aunque feliz de haber podido entregar la información de su hermano a la propia secretaria Napolitano, Griselda De los Santos, opinó que espera ver en libertad a su familiar pronto. “El es un padre de familia, un hombre trabajador, no es un criminal”, dijo la hermana.

A su turno, Giovanna Vargas, una estudiante y residente del condado Yadkin, le contó a Napolitano que ella es una “indocumentada” y “soñadora” y través del activista Wooten Gough, miembro de El Cambio, pidieron a la Secretaria mayor protección para los estudiantes que luchan por el Dream Act.

La funcionaria, que reafirmó una vez más ser partidaria del Dream Act, respondió que es necesario que el Congreso estadounidense trabaje en una reforma migratoria.