Charlotte. – El caso de la muerte a tiros del padre mexicano, Rubén Galindo, por disparos de rifle del oficial de policía David Guerra, tuvo una audiencia crucial el pasado viernes 7 de mayo, con la exhibición en la Corte Federal de Charlotte, del video en el que se ve al hombre saliendo del portal de su casa con las manos extendidas hacia arriba y segundos después se desploma por los impactos de bala.

El magistrado Robert Conrad, juez de Distrito del Oeste de Carolina del Norte, permitió que la prueba reina de lo ocurrido en la noche del en la noche del 6 de septiembre de 2017, se viera en dos pantallas gigantes del tribunal, en las computadoras del personal de la Corte y los ordenadores de los abogados de las partes.

Tenía las manos arriba
Uno de los momentos salientes de la audiencia en el caso de Azucena Zamorano Alemán contra los oficiales Guerra, Suggs y la Ciudad de Charlotte, fue cuando la abogada se los acusados Lori Keeton argumentó que Galindo no mostraba intenciones de rendirse y el juez Conrad comentó que el mexicano tenía las manos hacia arriba (implicando señal de entrega).

También en la sesión salió a relucir que Galindo, dijo varias veces que la pistola que tenía en su poder y que quería entregar a los oficiales, no tenía balas.

Cuestionaron relación con la viuda
En la audiencia que se prolongó por más de una hora y media, el abogado de la Ciudad, Clarence Matherson, intentó desvirtuar y desacreditar la relación de Galindo con Zamorano Alemán como legitima.

El abogado de la viuda de Rubén Galindo, Luke Lagress, anotó que se habían hecho pruebas de ADN de la paternidad de Rubí, la hija de la pareja, y que los hijos previos de Azucena, lo consideraban como un padre.

El Marine
Lagress reiteró que el video de la cámara corporal del oficial, Ryan Tran-Thompson, que registró el incidente de los disparos de Guerra, mostró que a Galindo no se le respetaron sus derechos constitucionales.

El representante de Zamorano Alemán dijo que el exmilitar actuó inapropiadamente la noche que murió Galindo.

El abogado señaló que Guerra dio dos versiones diferentes sobre lo ocurrido, en su primera descripción de los hechos al CMPD y lo que dijo después en una entrevista sobre el tiroteo, en la que justificó su accionar.

Lagress recordó que Guerra, quien estuvo vinculado a la fuerza de los Marines fue destacado a Irak y Afganistán.

En la entrevista con los investigadores del CMPD, Guerra contó que se había vinculado al CMPD en 2013, después de haber sido Marine entre 2004 y 2008, como integrante de un equipo de asalto anfibio.

“La mención al historial militar de Guerra, por parte del abogado de la viuda de Galindo, envía el mensaje que el exmilitar está entrenado para reaccionar a situaciones de peligro en zonas de guerra, y no en una urbe como Charlotte. El estaba entrenado para eliminar al enemigo”, dijo German De Castro, quien perteneció a la Junta de Revisión Ciudadana (CRB) de la Ciudad de Charlotte, cuya función es revisar quejas de comportamiento irregular de oficiales del CMPD.

Manos, manos, manos
El sonido del video de la cámara corporal de Guerra prueba que no hablaba español, dijo German De Castro, quien perteneció a la Junta de Revisión Ciudadana (CRB) de la Ciudad de Charlotte, que tiene como función revisar las quejas de comportamiento irregular de oficiales del CMPD.

Le gritó a Galindo “manos, manos, manos”, pero no le ordenó bajarlas.

“El comando que le dio después fue en inglés “drop the gun”, idioma que Galindo no dominaba. No le gritó: “suelte el arma”, agregó De Castro.

En la audiencia se mencionó que los cuatro oficiales, que se desplazaron al complejo de apartamentos Hunters Pointe, la noche que Galindo fue impactado mortalmente, no esperaron a que un oficial bilingüe que estaba en camino al lugar del incidente llegara.

Los registros indican que el entonces oficial J. Torres había sido asignado para asistir a los oficiales de la División de North Tryon.

El exfiscal
El exfiscal de Distrito de Mecklenburg, Andrew Murray, que habría podido llevar a los policías ante el Gran Jurado y convocar a un juicio criminal, decidió excluir los videos del proceso.

En su decisión del 17 de noviembre de 2017, Murray indicó que se opuso a incluir los videos y difundirlos para proteger un juicio justo para alguien acusado.

Murray, quien había sido socio de la firma de abogados que representó a los policías, consignó que “el involucramiento del oficial (Guerra) en los disparos fue indiscutiblemente trágico, pero no ilegal”.


Zamorano Alemán
Galindo, de 29 años, se comunicó el 6 de septiembre de 2017 al número 911 de emergencias con el fin de entregar un arma que se encontraba en su poder y especificó que la pistola no tenía balas.

En respuesta, el CMPD desarrolló un operativo que culminó con el fallecimiento de Galindo a tiros. Zamorano Alemán, pareja del finado, describió la muerte de su marido, como “un acto de negligencia de la policía”.

“El solo quería entregar la pistola que tenía. El mismo llamó al 911 para que la recibieran. Les dijo varias veces que el arma no tenía balas”, reafirmó la viuda.

“Mi esposo solo quería hacer lo correcto, y lo mataron”, puntualizó Zamorano Alemán.
En las próximas semanas, el juez federal Conrad, emitirá un dictamen si se realiza o no el juicio contra Guerra, Suggs y la Ciudad de Charlotte. El juicio se realizaría en julio.

El caso de Galindo rememora uno de los episodios más sórdidos en las relaciones entre el CMPD y la comunidad hispana por la percepción de impunidad después de que se dio a conocer, el 6 de octubre de 2017, el video que registra la muerte de Galindo.

Los videos fueron difundidos mediante querellas de la organización Action NC y el diario Charlotte Observer.

La demanda
El 29 de agosto de 2019, la viuda de Galindo interpuso la demanda civil por la muerte de su marido.

Los abogados de Zamorano Alemán, Lagress, y Brian Hochman, insistieron en incluir los videos de las cámaras corporales en el proceso.

El proceso contra los oficiales y la Ciudad de Charlotte se ha prolongado por un año y siete meses.

En la audiencia del 7 de mayo no estuvo presente Zamorano Alemán. Solo los medios de comunicación, y el activista Héctor Vaca estuvieron en la Corte. No hubo asistencia del liderazgo hispano.