Charlotte.- El pastor Rafael Hernández, del Ministerio Latino de la Iglesia Presbiteriana Newell, integrante del grupo de ayuda local para los niños centroamericanos, que adoptó el nombre de Charlotte CAN, considera la participación de las comunidades de fe fundamentales en el desarrollo de los planes para respaldar a los 488 menores que han sido entregados a patrocinadores en el área de Charlotte.

“Hemos visto a integrantes de diferentes iglesias, principalmente estadounidenses tomar esta situación como si fuera suya”, dijo Hernández, tras participar en la sesión semanal del grupo.

Representantes de más de 15 iglesias de Charlotte han estado participando activamente en los grupos de trabajo de lo que se denominó inicialmente como la Mesa de la Comunidad de Fe y Proveedores de Servicios para los Niños No Acompañados.

“Ellos han estado colaborando en los comités de servicios de ayuda, salud y educación”, aseveró Hernández, quien ha asistido a los encuentros que se realizan en la Iglesia Presbiteriana Caldwell, del Centro de Charlotte.

Una de las preocupaciones de Hernández es que no haya más pastores hispanos involucrados con Charlotte CAN.

“Los niños vienen de países hermanos, lo lógico sería que hubiera más ministros latinos ayudando en este esfuerzo”, anotó el pastor, de origen venezolano.

La Red de Compasión y Acción, Charlotte CAN, puede ser contactada en el teléfono (704) 334-0825

MIRE EL VIDEO AQUI: