Charlotte.- La Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Mecklenburg anunció el viernes 17 de noviembre, que completó su informe acerca del tiroteo fatal en el que agentes del CMPD le dispararon mortalmente al mexicano Rubén Galindo en la puerta de su casa, y que no impondrá cargos contra el oficial que le ocasionó la muerte al padre de familia.

“Me siento muy desilusionada, muy triste, da mucho coraje, que haya una muerto, y las autoridades no hagan nada. Haya pruebas evidentes, como el video y no hagan nada”, dijo Azucena Zamorano Alemán, la viuda de Galindo, a Qué Pasa-Mi Gente, en una breve conversación telefónica.

Con la voz, marcada por sonido del llanto, Zamorano Alemán (madre de Rubí, hija del finado, de menos de 6 meses), explicó que sus abogados le habían recomendado no hablar con nadie sobre el caso, para no crear problemas futuros.

La representación legal de la familia de Galindo, ha indicado que no acepta el concepto de la Fiscalía, y que continuará con el proceso judicial.

Un video difundido por la policía, tras querellas interpuestas por la organización Action NC y el diario Charlotte Observer, muestran que Galindo, de 29 años, salió de su vivienda con los brazos extendidos y se desploma cuando uno de los policías le dispara de frente.

El incidente ocurrió el 6 de septiembre pasado en el complejo de viviendas Hunters Pointe, ubicado en Prospect Drive, en el noreste de Charlotte.

Zamorano Alemán ha sostenido que la muerte de su marido fue una “negligencia de la policía”, que “lo mató sin tener en sus manos un arma, sino el teléfono celular con el que se estaba comunicando con el número de emergencias 911”, en el momento de los disparos.

“Es triste que la Fiscalía no haya hecho justicia, al no presentar cargos contra el policía que mató a Rubén. Sin embargo, esperamos que el agente resulte condenado en el proceso civil y se haga justicia”, dijo Héctor Vaca, de Action NC.

Vaca criticó que la policía haya programado una serie de talleres para la comunidad hispana en próximos días.

“Eso es para intentar calmar a los latinos, lo que necesitamos es que el CMPD asuma sus responsabilidades y no trate de justificar sus errores”, anotó el organizador comunitario, que ha estado cercano a la familia de Galindo.

“Esto aumenta aun más la desconfianza de la comunidad latina en el CMPD y en las autoridades, que toman decisiones cuando hay víctimas fatales de nuestra comunidad”, agregó Vaca

El dirigente, Germán De Castro, quien formó parte de una de las entidades que analizan quejas contra oficiales del CMPD, calificó la atención a la llamada de Galindo por el 911, como “un horror”.

Los oficiales, David Guerra y Courtney Suggs, fueron señalados, como los integrantes del CMPD, que dispararon contra el mexicano de 29 años.

El fiscal de Distrito del Condado de Mecklenburg, Andrew Murray, fue socio de los abogados de Guerra y Suggs, George Laughrun y Michael Greene, cuyos representados fueron beneficiados al no presentárseles cargos por la muerte de Galindo.

Según Murray, Galindo no siguió las instrucciones de los policías sobre un arma que supuestamente portaba el finado, algo rebatido por su viuda.