Charlotte.- Un presupuesto de más de $11,000 por cada período de estudios, es un ejemplo del dinero que necesita una familia hispana para costear la carrera universitaria de un hijo que no cuenta con ayuda financiera o una beca estudiantil.

“Es un sacrificio muy grande el que realizan nuestros padres para mandarnos a la universidad, especialmente si no tienes ayuda financiera. Los altos costos en las matrículas y la falta de dinero hacen que muchos jóvenes vean truncados sus sueños de tener un mejor futuro”, señaló a Qué Pasa-Mi Gente Santiago Paul Cruz de 21 años, que cursa el tercer año en la carrera de Administración de Negocios Internacionales en la Universidad de Carolina del Norte (UNCC).

En la UNCC cada estudiante hispano -que paga como si fuera extranjero- tiene que desembolsar por cada curso un total de $1,600, más el estacionamiento que tiene un monto de alrededor de $400 al año.

En el Colegio Comunitario Central Piedmont (CPCC), el costo promedio para un alumno -con estatus de estudiante internacional- es de $13,800 por año.

“Por mis seis cursos pago $9,600, sin contar el estacionamiento y $700 de materiales de estudio como libros y fotocopias. En esto no se incluye el pago de la comida y de gastos por actividades educativas”, comentó Cruz, de origen ecuatoriano.

“A parte de las elevadas mensualidades que debemos pagar, también nos afectan los cambios de cancelación de las matrículas, ya que hay períodos en que hay que abonarlas por completo antes del comienzo de clases”, señaló Gustavo Cruz, padre del estudiante.

Compensa gastos en los impuestos

El Servicio de Rentas Internas (IRS) indica que los estudiantes y padres de familia que pagan estudios superiores pueden compensar los gastos de la universidad en la declaración de impuestos.

“Los beneficios se aplican al padre, cónyuge o dependiente con un número de Seguro Social, por quien se reclama una exención en la declaración de impuestos. Es necesario que guarden los recibos y estén al tanto de los beneficios tributarios que puedan ayudarlos”, dijo Alma Grimaldi, preparadora de impuestos de Hispataxes.

Grimaldi añadió que el Crédito de la Oportunidad Americana, un beneficio creado bajo el Acta de Recuperación y Reinversión Americana del 2009 que se ha extendido hasta el 2012, está disponible para ser reclamado por los contribuyentes si el estudiante califica para este requisito.

“Las personas elegibles para este crédito son los jóvenes que están estudiando dentro de los primeros cuatro años de educación postsecundaria y cuyo ingreso bruto ajustado modificado es menos de 80 mil dólares para declarantes individuales y 160 mil para declaraciones conjunta”, informó la preparadora.

Otro beneficio que otorga el IRS es el Crédito Perpetuo por Aprendizaje para gastos calificados de educación pagados por un estudiante matriculado en instituciones educativas elegibles. En 2011 se graduaron de High School en Mecklenburg cerca de 764 estudiantes hispanos.