Manolo Betancur, propietario de Manolo’s Bakery, en Charlotte.
Manolo Betancur, propietario de Manolo’s Bakery, en Charlotte. Foto: Héctor Castillo / Qué Pasa

Charlotte.- En toda buena historia, el héroe regresa al origen para encontrar la solución al nudo dramático. Incluso cuando se trata de un Héroe del Pan. Manolo Betancur, propietario de Manolo‘s Bakery en Charlotte, jamás se ha olvidado de dónde viene, y ese es el secreto de su éxito profesional y social.

La labor de Manolo‘s Bakery fue reconocida el 3 de noviembre con el premio Héroe del Pan para el área Sudeste de Estados Unidos, que entrega la organización británica del mismo nombre, para reconocer el impacto social de la industria de la panadería. Ocho días después, el galardón adquirió carácter nacional.

Manolo no tiene idea de cómo terminó postulado, e incluso al principio creyó que se trataba de una broma. Hoy apenas sabe que el premio será entregado en Las Vegas y cree que incluye un premio en metálico. Desde ya, piensa en la labor de solidaridad a la que puede destinar ese monto.

Manolo nació en  la Comunidad de Carmen de Vigoral, en Antioquia, Colombia, en el seno de una familia humilde, y con mucho esfuerzo y sacrificio llegó a ser oficial de la Marina en su país. En 2000 consiguió una beca para estudiar Ciencias Políticas en Estados Unidos, y una vez más supo lo que era comenzar de cero, haciendo oficios de todo tipo para mantenerse en un nuevo país.

La prosperidad de su negocio no le impide recordar siempre esos orígenes, o reconocerse en el rostro de todos los que buscan una oportunidad, una mano extendida. “En Colombia llegué a lo más alto y después volví a empezar desde cero. Me siento identificado con toda la gente que ayudo“.

Por más de 10 años, Manolo ha donado un pastel cada dos semanas a habitantes de la calle, por medio de la organización Raise You Up, que les presta asistencia básica y los ayuda a conseguir trabajo. “Ellos también son seres humanos y eso se le olvida a mucha gente“.

Manolo Bentacur, propietario de Manolo’s Bakery. Foto: Héctor Castillo/Qué Pasa

Pero ha sido durante la pandemia cuando ha florecido de forma más espléndida la solidaridad de Manolo‘s Bakery. La postulación para ser Héroe del Pan vino precisamente de dos programas que desarrolló durante el confinamiento: la donación de 150 mantas térmicas a habitantes de la Ciudad de las Carpas, donde se refugiaron centenares de personas sin hogar de Charlotte, y el reparto de más de 5,000 pasteles a hijos de médicos, enfermeras, bomberos y también ciudadanos a los que la pandemia dejó sin trabajo.

“El 7 de enero de este año fui diagnosticado con COVID-19 y el 9 se anuncia que venía una helada. No me imaginé cómo las personas de las carpas iban a soportar eso. El Día de Reyes siempre es el mejor del año para la panadería, y en retribución siempre donamos 10% de cada rosca de Reyes a una labor de caridad. Con esos recursos compré 150 mantas y las repartí en las carpas“.

En asociación con la Escuela Bilingüe, World Kitchen, Bank of America y la Methodist Church, Manolo entregó 1,500 comidas diarias, que beneficiaron a más de 26 mil personas durante el confinamiento.

“Esa inversión es el mejor retorno del mundo“, asegura Manolo. “Las bendiciones no paran de llegar, mi negocio no para de crecer. Es una filosofía, un estilo de negocio, soy un emprendedor de ideales, mis metas giran en torno a lograr un impacto en la comunidad“.

Video: Héctor Castillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *