Charlotte.- Que la ayuden económicamente para enterrar a su hija de 40 años fallecida en Colombia víctima de un cáncer en el hígado, es lo que está pidiendo Edelmira Rojas como regalo en estas navidades, sin dudas las más dolorosas y tristes de su vida.

Para esta mujer de 64 años el motivo de duelo es aún más profundo porque tanto por causa de su situación migratoria, pues es indocumentada, como por falta de recursos, ya que se encuentra desempleada, no puede ir a reunirse con sus nietos, a quienes no conoce, para acompañarlos a sepultar a su madre, y apoyarlos en tan duro trance.

Meses atrás en estas mismas páginas publicamos la historia de Edelmira, quien hace 25 años dejó de ver a su única hija, la misma que acaba de morir, cuando la jovencita tenía quince años y por causa de un capricho juvenil, desapareció en la convulsionada Bogotá de finales de los años ochenta.

Para Edelmira, el revés de la muerte de hija resulta ahora aún más doloroso si se puede, debido a que a pesar de que logró hablar con ella por primera vez hace algunos meses, después de dos décadas y media sin comunicación, y pudo mantener contacto telefónico con ella durante sus últimos días, no pudo volver a verla antes de perderla nuevamente, esta vez para siempre.

“Edelmira es una persona tan buena, que toda la comunidad debería ayudarla. Son incontables las ferias de salud en las que ella ha participado como voluntaria, ya sea midiéndole la presión arterial o la glucosa o el colesterol a la gente, o brindando una frase de ayuda o de consuelo”, dice Doris Villamizar, amiga cercana de Edelmira, con quien constantemente participa en la organización de eventos comunitarios de salud.

Ahora ella quiere ayudar económicamente a sus cuatro nietos; una niña y cuatro varones, quienes viven en un área rural muy pobre de Colombia, para tratar de sacarlos adelante y pide ayuda a la comunidad.

Si quiere ayudar
Llame a 704 891 3639 0 704 712 2534