Charlotte.- La defensora de los derechos civiles Sylvia Méndez se presentó el pasado miércoles 5 de octubre en las instalaciones del Teatro McGlohon del complejo cultural Spirit Square, para hablar sobre su cruzada Para Todos los Niños y la segregación racial en las escuelas.

La activista, que compartió escenario con el juez de la Corte Superior de Carolina del Norte Albert Díaz, alentó a centenares de jóvenes a luchar por una formación superior a pesar de las dificultades que enfrentan.

“La educación es muy importante y los estudiantes hispanos deben asistir a la universidad. Yo le prometí a mi madre que iba a luchar por incentivarla y porque no vuelva a ver discriminación en los plateles educativos”, expresó Méndez ante una audiencia de más de 500 personas.

Méndez, de 75 años, participó en la demanda que sus padres entablaron en marzo de 1945 contra el Sistema Escolar de Westminster, California, a favor de 5 mil niños para que un mandato judicial ordenara a los planteles integrar a los menores hispanos.

El argumento de la querella fue la segregación en base a la nacionalidad para asistir a escuelas designadas para blancos.

La victoria del caso Méndez de origen mexicano y puertorriqueño, se convirtió en un hito del movimiento por los derechos civiles en contra de la segregación racial, porque contribuyó en 1954 la Corte Suprema de Estados Unidos, en el caso de Brown contra la Junta de Educación, declaró que era inconstitucional que los estados separarán en las escuelas públicas del país a los estudiantes blancos y afroamericanos.

Thurgood Marshall, un afroamericano que después llegó al Tribunal Supremo, fue el que obtuvo la victoria histórica.

Méndez visitó la ciudad invitada por el Museo Levine del Nuevo Sur, que tiene en sus salas la exhibición Para todos los niños: la lucha contra la segregación antes de Brown vs. Junta Escolar junto con la muestra Coraje, que narra la lucha de los afroamericanos.